¿Cómo desarrollar la independencia de manos y pies en la ejecución del órgano?

 Es traducción. Publicada con el permiso del autor Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 5/Ene/2012

      La vasta mayoría de la música para órgano es polifónica; polifonía significa que la composición consiste de dos o más melodías independientes. Para un organista, tocar dicha música puede ser un verdadero desafío. No sólo debe uno tocar las notas y el ritmo correctos, sino también lograr precisión en la articulación de cada parte. Esto requiere desarrollar una avanzada independencia de manos y pies.

      El nivel superlativo de ésa habilidad se demuestra en las proverbiales 6 Trío Sonatas de Johann Sebastian Bach, escritas para que su hijo mayor Wilhem Friedemann completara su educación como ejecutante del órgano. En el presente artículo te daré mis consejos y asesoría personal acerca de cómo desarrollar la independencia de manos y pies al tocar el órgano.

  • Primero: Mantenlo simple al principio. Puesto que mucha de la literatura para órgano es tan difícil para un principiante, puedes crear tus propios ejercicios, fácilmente. Empieza con ejercicios nota-contra-nota de dos voces, en negras. Por ejemplo, toca sólo la escala de Do mayor con ambas manos manteniendo un intervalo de una tercera entre ellas. -Por cierto, las terceras son intervalos muy gratos usados en la mayoría de la música tonal-. Esto significa que una parte comienza en Do y la otra en Mi. En cada ejercicio toca una escala ascendente y otra descendente. Tras varias repeticiones, cuando una versión se haga fácil, intercambia las manos. Observa cómo la tercera se convierte en sexta, la cual a su vez es una inversión de la tercera. En éste y en los siguientes ejercicios emplea las siguientes disposiciones:

              1)      Mano derecha y mano izquierda.

              2)      Mano derecha y pedales.

              3)      Mano Izquierda y pedales.

  • Segundo: Toca un ejercicio de dos-contra-una. Tal como en el ejercicio previo, ambas partes tocarán la escala de Do mayor con un intervalo de una tercera, mas ésta vez la voz superior agregará una nota extra en corcheas consecutivas. Por ejemplo, sonará mejor si en ésta voz tocas una tercera ascendiendo y una segunda descendiendo (Mi Sol, Fa La, Sol Si, La Do, etc.). Observa que cada  dos notas está la escala de Do mayor. Practícalo según las instrucciones del ejercicio previo.
  • Tercero: Practica un ejercicio de tres-contra-una. Ambas partes tocarán una escala de Do mayor a un intervalo de una tercera, más ésta vez la voz superior tocará en tresillos. Por ejemplo agrega dos tonos enteros ascendentes en la voz superior (Mi Fa Sol, Fa Sol La, Sol La Si, La Si Do, etc). Observa que mientras se desciende, los tresillos se harán también descendentes. Asímismo, puedes recrear éste ejercicio agregando un tono vecino descendente (Mi Re Mi, Fa mi Fa, Sol Fa Sol, La Sol La, etc.). Refiérete a la primera sección de práctica más arriba.
  • Finalmente, ejercicio de cuatro-contra-una. Ambas partes tocarán la escala de Do mayor a una tercera de intervalo, sólo que la voz superior tocara en cuatrillos. Agrega un salto de una tercera descendente y dos notas ascendentes (Mi Do Re Mi, Fa Re Mi Fa, Sol Mi Fa Sol, La Fa Sol La, etc.). Observa que en la escala descendente necesitarás agregar una tercera ascendente seguidas de dos notas descendentes. Como antes, te remito arriba a la primera sección de práctica.

 

      ¿Puedes ver cuán fácil es crear y tocar tus propios ejercicios? Eventualmente, debido a las terceras y las sextas, todo suena muy bien. Si quieres también puedes practicar ejercicios similares con ritmos intrincados (ritmos punteados, en reversa, síncopas, etc.). Si quieres un verdadero reto, tócalos en la clave de La menor transpuestos en distintas claves con número ascendente de notas alteradas (Sol mayor y Mi menor menos 1 sostenido, Fa mayor y Re menor menos un bemol, Re Mayor y Si menor menos 2 sostenidos, Si bemol mayor y Sol menor menos 2 bemoles, etc.). ¿Necesitas ayudas con las habilidades de teoría musical para construir éstas escalas? Sólo infórmame y te lo explicaré.

       Si sigues mis sugerencias, con el tiempo serás capaz de tocar muy bien composiciones técnicamente avanzadas y polifónicamente desafiantes. Te sorprenderá cuán rápido avanzarás. La independencia de manos y pies disparará tu ejecución del órgano al siguiente nivel inmediatamente.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

¿Por qué algunos organistas sufren de ansiedad escénica al tocar en público?

 Es traducción. Publicada con el permiso del autor Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 24/Dic/2011

      Como organistas, con frecuencia debemos tocar en público. Puede tratarse de cultos, bodas, funerales, incluso recitales, conciertos y exhibiciones de órgano. No obstante, para algunos organistas, tocar frente a la gente puede ser muy estresante. Como ya sabes, si practicamos en casa, o en cualquier otro sitio, estando solos, nuestras sensaciones y nivel de desempeño pueden ser muy distintos que cuando tocamos para otros.

      Algunos de mis alumnos incluso tiene pesadillas acerca del asunto (yo también, por cierto). Ahora mismo mi peor pesadilla sobre tocar el órgano es más o menos así: Debo tocar un recital, pero la partitura sobre el atril me es completamente desconocida. Otra versión de la pesadilla  sería que deba tocar una pieza de memoria, pero resulta que no sé ni siquiera cómo empieza.

      Volviendo al tema, la gente que siente miedo escénico o nerviosismo podría hallarse completamente inquieta ante una ejecución. Las manos comienzan a temblar, la respiración se torna superficial, podrían empezar a concentrarse en la gente en el auditorio, acerca de sus comentarios negativos, en las partes complicadas de una pieza en particular, etc. Lógicamente todos esos pensamientos y sensaciones podrían afectar, no sólo la condición en general de la persona, sino también la calidad de su ejecución.

      Entonces, si eres como yo y sufres de nerviosismo escénico, ¿qué puedes hacer al respecto? ¿Es posible librarse de él por completo? Creo que siempre y cuando no afecte tu desempeño, un poquito de nervios podría ser conveniente. Te da más enfoque y determinación. De otro modo la ejecución podría tornarse demasiado relajada, incluso aburrida de escuchar.

      Pienso que el nivel de ansiedad podría tener algo que ver con la capacidad real de tocar la música con fluidez y seguridad. Mientras mejor conozcas la pieza, más seguridad tendrá tu ejecución y, por consiguiente, menos estrés sufrirás.

      Además, el nerviosismo puede disminuirse mediante la concentración mental. Ello no significa que debamos tratar de suprimir todo pensamiento ajeno, sino que debemos esforzarnos por estar en el presente. Cuando toques una pieza en particular, procura dirigir tu enfoque y atención de compás en compás.

      Así, la moraleja del presente artículo sería: Cualquiera sea la pieza que estés estudiando justo ahora, trata de alcanzar un nivel de fluidez tal que puedas tocarla con precisión y sin errores al  menos 3 veces seguidas. Incluso procura memorizar la  partitura. Mantén tu concentración en el compás de turno. Entonces, cuando llegue la ocasión de tocarla en público, el nerviosismo escénico no te afectará tanto.

           A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

Cómo crear tu propio plan de práctica del órgano.

 Es traducción. Publicada con el permiso del autor Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 23/Dic/2011

      Debido a que el repertorio para órgano es tan vasto (la partitura más antigua conocida data del siglo XIV), pudiéramos vernos abrumados a veces por la variedad de composiciones, compositores, escuelas nacionales, tipos de composición y periodos históricos. En tal caso, nuestras aspiraciones podrían ser demasiado amplias por el momento: Un día quisiéramos tocar esto y al otro día aquello… Actuando así, pudiéramos incluso perder nuestra motivación para tocar el órgano en el largo plazo. No podemos alcanzar un desempeño de calidad tocando piezas distintas cada día. Lo que conseguimos actuando así es que logramos mejores habilidades en tocar a primera vista, pero nuestro nivel general no será tan alto como si creásemos un plan o rutina estrictos de práctica.

      Si quieres tener éxito en tocar el órgano, necesitas tener un plan. Tal como en cualquier otra actividad, tocar el órgano requiere pensar en nuestros objetivos, estrategias y tácticas para alcanzar un nivel superior.

      Entonces, ¿cómo creamos éste plan para nuestra práctica del órgano? Primero que nada, necesitamos pensar en nuestros objetivos. ¿En dónde queremos estar en 2 semanas, 6 meses, 1 año o 5 años, partiendo de ahora? ¿Queremos obtener un fundamento sólido para nuestra técnica? ¿O hallar un buen cargo de organista? O ser capaces de tocar una desafiante,  aunque emocionante, pieza de nuestra elección. O quizás prepararnos para nuestro recital de órgano. Puesto que todos somos diferentes, nuestras necesidades lo serán otro tanto. Mas, aún necesitamos pensar en nuestros objetivos.

      Cuando sabemos lo que queremos lograr de aquí a tantos meses, podemos empezar a pensar en nuestra estrategia para cumplirlo. Por ejemplo, pretendamos que quiero ser capaz de tocar la famosa Tocata y Fuga en re menor de Bach (o cualquier otra pieza) en 8 semanas. Para alcanzar tal objetivo, mi estrategia podría ser algo así: Necesitaría emplear 3 semanas en aprender la pieza, una semana memorizándola, y 4 semanas más perfeccionándola.

     Una vez tenga la estrategia a punto, puedo planificar la táctica también. Esto significaría que debo calcular cuánto tiempo y esfuerzo debo dedicar a aprender la pieza en 3 semanas. Puesto a que la partitura tiene 9 páginas, necesitaría aprender 3 páginas por semana, o media página diaria, para alcanzar mi meta.

      Entonces, ¿quisieras crear algo similar a eso para tu propia práctica del órgano? Prueba éste enfoque y tendrás una increíble lucidez en lo que requerirás hacer para lograr tu objetivo.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.