Improvisar al Órgano: 5 razones para empezar a tocar música propia

Es traducción. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 24/Mar/2012

      Durante siglos la improvisación al órgano ha sido un requerimiento importante en el cargo de organista. Las habilidades para improvisar capacitan al organista para cumplir sus deberes a un nivel más elevado. Antes de empezar a aprender por cuenta propia a improvisar, es importante apercibirse de 5 importantes razones para hacerlo.

  1. La improvisación puede realzar la musicalidad: Aprendiendo a crear una composición musical un organista desarrollará su capacidad para reconocer escalas, intervalos y acordes. Dicho de otro modo, las habilidades en la improvisación funcionarán como un entrenamiento auditivo que a su vez mejorarán las capacidades musicales generales de un organista.
  2. Un improvisador apreciará mejor el repertorio de órgano: Dado que la improvisación implica el estudio de obras de compositores diversos, nutre enormemente al practicante con conocimientos acerca de varios estilos musicales históricos y sobre las escuelas nacionales de composición organística. De hecho, un improvisado se familiarizará íntimamente con cada aspecto del repertorio del órgano.
  3. Mediante la improvisación al órgano, estarás continuando una tradición de siglos. Si das un vistazo a los orígenes de la composición para órgano hallarás que el repertorio predominante es apenas la punta del témpano. La vasta mayoría de la música elaborada al órgano fue improvisada. Muchos de los compositores más importantes fueron improvisadores brillantes (Bach, Händel, Mozart, Beethoven, Mendelssohn, Chopin, Liszt, Franck and Messiaen, para nombrar algunos).
  4. Aprendes cómo se organiza la pieza. Puesto que muchos de los estudios sobre improvisación implican el análisis del material musical, serás capaz de escudriñar obras para órgano a un nivel muy profundo. De hecho, tus poderes analíticos aumentarán, sea que estés mirando la partitura o escuchando una interpretación.
  5. Podrías aprender a recrear el estilo de tus compositores favoritos. ¿Gustas de la música de Sweelinck, Scheidemann, Buxtehude, Bach, Franck, Reger, Widor, Vierne, Messiaen o cualquier otro compositor? Es posible imitar el estilo y lenguaje musical de cualquier compositor que te fascine. ¿Alguna vez deseaste que tu maestro favorito hubiese compuesto más obras que pudieses tocar? Si aprendes a improvisar, fácilmente serás capaz de tocar como tus modelos.

      Como puedes ver, la improvisación al órgano proporciona muchas ventajas para el organista. Si nunca antes has tratado de improvisar, pudieras sorprenderte de cuan fácil es comenzar a hacer tu propia música. Sólo consigue un buen libro de texto o método de improvisación y comienza hoy a desarrollar tus habilidades creativas.

      Si te interesa aprender a improvisar en el estilo de J. S. Bach, recomiendo sobremanera “Bach y el Arte de la Improvisación”, de Pamela Ruiter-Feenstra. El enfoque que emplea la autora en su libro es ante todo único en el género. Es mucho más que un libro de texto con ejercicios. Los estudiantes que aborden el estudio de éste libro adquirirán un conocimiento exhaustivo acerca de varios aspectos de la práctica de ejecución del siglo XVIII, tales como articulación, digitación, pedalización, etc.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

Cómo tocar bien las notas de los pedales sin mirarlos.

Es traducción. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 9/Mar/2012

      En vista de que tocar con los pedales es una habilidad subdesarrollada para todos los organistas principiantes, la vasta mayoría de ellos sufre la tentación de mirarse los pies al tocar los pedales. No obstante, esto debe evitarse porque inhibe el progreso técnico del organista. Así como al tocar con los dedos se aconseja mirar hacia la partitura y no a los dedos, lo mismo se aplica para los pedales. En el presente artículo te proporcionaré la guía para tocar bien las notas de los pedales sin mirarte los pies.

      Anota la “pedalización”. Para evitar confusiones y pedalización irregular, lo cual conduce a equivocaciones y tensión innecesarias, te recomiendo encarecidamente anotar toda tu pedalización. Hazlo anotando los signos de punta y talón (con pie izquierdo o derecho). Si anotas la pedalización habitualmente, comenzarás a percatarte de los patrones predecibles que te ayudarán a tomar las decisiones correctas incluso cuando no hubieses anotado la pedalización. Hazlo al menos hasta que te sientas confortable tocando composiciones barrocas con la pedalización correcta. Para música de órgano romántica y moderna es mejor anotar la pedalización en todos los casos.

      Emplea la anticipación de pedal. Ésta técnica aumentará enormemente tus capacidades para tocar con los pedales. Simplemente prepara por adelantado tu pie para tocar la nota siguiente. Por ejemplo, tan pronto sueltas una nota del pedal, trasládalo inmediatamente a su posición para la siguiente nota. No toques aún ésta nota, desde luego, mas permítele a tu pie yacer y aguardar por su turno. Con el fin de implementar ésta técnica correctamente, se la debe practicar continuamente.

      Es una técnica muy potente que automatiza tu ejecución de los pedales sin necesidad del pensamiento consciente. Ello minimiza dramáticamente la posibilidad de cometer errores y no necesitarás mirarte los pies durante tu interpretación. Al principio hallarás complicado recordar la posición de la siguiente nota. En éste caso anota tu pedalización anticipada entre paréntesis. Posteriormente, con el progreso de tu técnica de pedal, comenzarás a sentir la siguiente nota por adelantado y no requerirás pensar en la anticipación en absoluto.

      Si pones en práctica mi consejo y anotas tu pedalización y empleas la anticipación de pedal habitualmente durante tu práctica diaria, tras unos breves meses observarás que la tentación de mirarte los pies desaparece gradualmente. Esto sucederá porque te habrás familiarizado con tu pedalero más que antes.

      Si te interesa perfeccionar tu técnica de pedal un recurso invalorable es “Organ Technique, Modern and Early”, de George Ritchie and George Stauffer.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.