¿Por qué es deseable la consistencia en la ejecución del órgano?

Entre los organistas cursa actualmente un debate acerca de las virtudes y debilidades de la consistencia en la ejecución del órgano. En el presente artículo te daré mi opinión sobre éste tema.

Empecemos explicando de cuales tipos de consistencia se habla en la práctica del órgano, considerando que tiene varios significados.  Uno de los más obvios es la dedicación exclusiva hacia una pieza en particular, hasta su completo dominio. Una ventaja de éste enfoque es la profundización en el conocimiento de la pieza, la cual no sería posible si en el mismo periodo la atención se dividiera entre muchas piezas nuevas (salvo que el propósito fuese dominar la lectura a primera vista).

Una posible debilidad de ése tipo de consistencia es que, para algunos, practicar sólo una pieza por largo tiempo es muy aburrido. Prefieren más bien aprender algo nuevo cada día. Mas estos olvidan que, permanecer consistente y dedicarse a una pieza hasta dominarla íntegramente, abre nuevos horizontes en la ejecución del órgano y revela muchos aspectos nuevos de la composición a  medida que se profundiza en ella. Si practicar una misma pieza durante al menos 2 semanas se te dificulta, sugiero que escojas tu pieza sabiamente. Si fueses a invertir mucho tiempo en una misma obra, ésta deberá ser de una muy alta calidad artística.

También se puede ser consistente  procurando que todos los detalles importantes de la pieza se ajusten a un estilo determinado. Nos referimos a la digitación, pedalización, articulación, ornamentación, tempo, fraseo, registros, etc. Es decir, éstos elementos deben mantenerse coherentes y afines en el transcurso de toda la pieza.  Por ejemplo, si estuvieses trabajando en una pieza barroca, la articulación general de la pieza debe ser nonlegato, lo cual implica que debe oírse un pequeño espacio entre notas consecutivas. Tampoco debe escucharse demasiado picado o en staccato, sino mantener un estilo cantabile.

Por lo tanto, para una articulación consistente, procura mantener los mismos espacios entre las notas en cada compás, y trata de enfatizar la alternabilidad de los  tiempos fuertes y débiles. Dicho de otra forma, el organista debe procurar ser consistente en su articulación de cada voz, sin permitir que en algunos compases éstas suenen legato y en otros staccato o nonlegato. La verdadera destreza del organista está en articular con consistencia, sin permitir la menor discrepancia ni los ligados accidentales.

Observa, pues, que la consistencia en la práctica del órgano conduce al éxito, y te ayuda a permanecer enfocado en una pieza específica para aumentar tus destrezas y tu maestría.

Mantén presentes en tu mente éstas virtudes de la consistencia durante la práctica del órgano. Ahora ve y hoy mismo comienza a practicar con consistencia una pieza de órgano de tu elección. Para alcanzar los mejores resultados, asegúrate de ser consistente en todos los detalles musicales.

  A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita en video “How to Master Any Organ Composition”.

      O si realmente quisieras desarrollar habilidades invencibles para tocar a primera vista, revisa mi “Organ Sight-Reading Master Course”. Completar el material de práctica de éste curso sólo tomará 15 minutos diarios, mas aprenderás a tocar a primera vista, y sin esfuerzo, cualquier pieza musical para órgano.

Es traducción del original fechado el 5/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

¿Cómo cambiar hábitos de práctica incorrectos?

Para muchos organistas el formarse los hábitos correctos de práctica es un verdadero reto. Muy a menudo se hallan atascados con una rutina de práctica ineficiente que no produce los resultados deseados. En el presente artículo te enseñaré cómo tornar los hábitos de práctica erróneos en aquellos que te conducirán hacia el éxito.

Pensemos en que realmente te encanta tocar el órgano y cada día le dedicas tiempo al instrumento. De hecho pudiera ser que estuvieses tan encantado con el órgano y su música que lo tocas por muchas horas. Sin embargo, como ocurre a menudo, de alguna forma no ves buenos resultados en tu práctica. ¿Te suena familiar?

El asunto es que tu práctica no sólo debe ser habitual, sino también inteligente. Debido a que tu tiempo es limitado, debes aplicar sólo los métodos de práctica más eficientes que haya. Sería ingenuo esperar ver buenos resultados en tus esfuerzos si sólo tocas tus piezas de manera casual. Pero muchos cometen ése error. Simplemente tocas la pieza de principio a fin sin prestar la debida atención a los detalles, sin corregir los errores y sin formarse los hábitos de práctica correctos.

¿Es eso lo que te ocurre? No te desalientes, porque ¿sabes cuál es la buena noticia? Que a pesar de todos los errores que cometimos practicando en el pasado, hace un año, un mes, una semana o incluso ayer, hoy mismo podemos empezar un nuevo capítulo en nuestra vida. Ten presente tu objetivo, diseña un plan con los pasos requeridos para alcanzarlo y comienza a implementar esos pasos cada día de la manera correcta.

Eso es todo. ¿Simple, verdad? En realidad, no. Porque cuando nos proponemos incorporar ésos nuevos pasos en nuestra práctica, nuestros antiguos hábitos incorrectos nos imponen la forma en que nos comportamos hoy. Mas sin duda podemos luchar, y no renunciar, porque nos espera tanto qué aprender y tanto qué descubrir. Practicar inteligentemente también puede ser divertido. Si realmente amas la música que tocas, todo viene naturalmente. Sólo necesitas acelerar el proceso de aprendizaje.

Una de las mejores formas de practicar es adoptar un tempo lento y trabajar en fragmentos cortos de unos 4 compases. No te apresures a tocar todas las voces juntas sólo porque no suene bonito de otra forma. Más bien practica aislando las voces, luego combinándolas de a dos y de a tres, y sólo al final toca la textura íntegra a 4 voces (si se trata de una pieza a 4 voces, por supuesto).

Prueba éstos consejos en tu práctica de hoy, y recuerda que, incluso si invertiste muchos meses practicando de modo ineficiente e incorrecto, puedes comenzar a formar tus hábitos correctos de práctica de ahora en adelante.

  A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita en video “How to Master Any Organ Composition”.

      O si realmente quisieras desarrollar habilidades invencibles para tocar a primera vista, revisa mi “Organ Sight-Reading Master Course”. Completar el material de práctica de éste curso sólo tomará 15 minutos diarios, mas aprenderás a tocar a primera vista, y sin esfuerzo, cualquier pieza musical para órgano.

Es traducción del original fechado el 4/Octubre/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

¿Cómo establecer y ceñirse a un calendario de prácticas?

A muchos organistas les cuesta practicar con regularidad. Con tantas actividades y tareas que la persona promedio debe atender cada día, practicar el órgano a diario es un verdadero desafío. No obstante la práctica regular es ineludible si quieres obtener grandes resultados como organista. En el presente artículo te aconsejaré y asesoraré sobre cómo establecer un plan de prácticas y ceñirte a él.

¿Te hallas descartando el practicar órgano por hoy? Mantente al día asignándote plazos o fechas límites para tu práctica. Tener un calendario o programa y darte a ti mismo un plazo para lograr cierto objetivo es una de las mejores formas de mantener el paso y la motivación en tu práctica cotidiana.

Por ejemplo, si estás aprendiendo una pieza nueva, diseña un plan paso a paso que te ayude a dominar ésa pieza. Luego asígnate un plazo para cada paso. Esto te ayudará a permanecer enfocado en tu práctica de órgano. Si dicha pieza fuese de 10 páginas, tu calendario para los próximos 10 días, podría parecerse a lo siguiente:

En el primer día, procura aprender la primera página de la partitura. Subdivide ésta página en 4 fragmentos de unos 4 compases y domina cada uno. Luego combina los 4 fragmentos en sucesión. Trabaja en voces separadas y en combinaciones de 2 y 3 voces, si es necesario, antes de juntar todas las voces.

En el segundo día, comienza repitiendo varias veces la primera página que aprendiste el día previo. Ejercita la segunda página hasta dominarla.

En el tercer día refuerza las páginas 1ª. y 2ª. varias veces y practica la página 3. Continúa éste proceso de aprendizaje durante 10 días consecutivos, siempre repitiendo el material previamente aprendido y ejercitando una página nueva cada día.

Como puedes ver, tan pronto como domines una página nueva por día, te será posible aprenderte una partitura de 10 páginas en 10 días. Tras esos 10 días, dedica varios días adicionales a tocar la pieza completa sin interrupciones.

Para cosechar los mejores resultados es importante que te ciñas a ése calendario durante 10-14 días consecutivos. Si empleas éste tipo de plazos, el proceso de aprendizaje será enfocado, simple y rápido.

Emplea éstos consejos para mantener tu práctica de órgano enfocada y obtener los mejores resultados. Ahora ve y consigue una nueva pieza que quieras aprender, prepara un plan de práctica, asígnate un plazo de estricto cumplimiento para completar el proceso de aprendizaje. Te vas a sorprender de cuán enormes cambios comenzarás a notar en tu productividad.

      A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita en video “How to Master Any Organ Composition”.

      O si realmente quisieras desarrollar habilidades invencibles para tocar a primera vista, revisa mi “Organ Sight-Reading Master Course”. Completar el material de práctica de éste curso sólo tomará 15 minutos diarios, mas aprenderás a tocar a primera vista, y sin esfuerzo, cualquier pieza musical para órgano.

Es traducción del original fechado el 4/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt