8 Consejos para Usar el Pedal Crescendo del Órgano.

      Muchos órganos modernos y eclécticos son equipados con un pedal Crescendo, el cual algunas veces es un dispositivo útil para generar dinámica en ciertos tipos de música de órgano, especialmente del periodo Romántico Alemán (Liszt, Reger, Rheinberger, Karg-Elert y otros). Algunas piezas contemporáneas son también propicias al uso del pedal Crescendo. Si bien se puede tocar tales piezas exitosamente sin recurrir al pedal Crescendo, saber cómo emplearlo puede ser de gran beneficio para el organista. El pedal Crescendo facilita los cambios de registro que el mismo organista pueda hacer sin un asistente. En el presente artículo, te daré 8 consejos sobre cómo usar el pedal Crescendo del órgano.

  1. Prepararse anticipadamente. Considerando que el empleo del pedal Crescendo es una nueva habilidad que un organista debe aprender, es mejor planear la sesión de práctica e incluir los ejercicios necesarios por adelantado. No recomiendo darlo por sentado durante un recital o una presentación pública.
  2. Practicar reiteradamente. Ubica en la partitura el lugar donde se va a emplear el pedal Crescendo y toca ésa parte repetidamente, en un tempo lento, para ganar automatismo y libertad.
  3. Imaginar el pedal Crescendo y practicarlo. Si el órgano no tuviese éste pedal, simula que está allí, pon el pie derecho en posición y acciónalo, donde corresponda, como si fuera real.
  4. Practica con ambos pies. Aunque se usa más frecuentemente el pie derecho, algunas veces surge la necesidad de accionar el pedal con el izquierdo. Depende de cual sea el pie que esté ocupado en un momento dado.
  5. Ajusta la pedalización. Si la línea del pedal lo permite, es buena idea anotar toda la pedalización para que sea ejecutada con el pie izquierdo, de manera que el pie derecho esté libre para activar el pedal Crescendo.
  6. Evita movimientos bruscos del pie. Cuando actives el pedal, trata de tener sensibilidad como para percibir cuánto movimiento debes imprimir, pues mientras más presión apliques, más contraste dinámico producirás.
  7. Procura un crescendo gradual durante un pasaje dado. Con frecuencia hay que hacer cambios de dinámica graduales cuando no existan cambios súbitos de textura en el transcurso de una pieza. Sin embargo, durante las pausas entre secciones, en conformidad con el deseo del compositor, a menudo se requieren contrastes del tipo FF-pp.
  8. Pedal Crescendo programable. Algunos órganos de mecanismo electro-neumático disponen de un pedal programable a voluntad del organista. Así, se puede programar la forma y el orden en que el pedal agrega o retira los registros, y obtener un crescendo y un diminuendo mucho más parejo.

      Si tu partitura requiere el empleo de un pedal Crescendo, válete de éstos consejos para incorporarlo en tu próxima sesión de práctica. Aprendiendo cómo accionar éste pedal, conseguirás un grado de libertad superior en la banqueta del órgano, y en muchos casos podrás prescindir de un asistente que haga los cambios de registros.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

Es traducción. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 11/Mayo/2012