Todas las entradas de: organeriamidi

Registrando los Preludios Corales para Òrgano de Bach

Considerando la gran predilección de los Preludios Corales para Órgano de Bach entre los organistas, pensé en darte algunos consejos personales acerca de cómo registrarlos. Cuando sabes cómo registrar dichas piezas correctamente, tendrás ventaja sobre alguien que no. Ello se debe a que una adecuada selección del registro incide no sólo en cuan impresionante suena la pieza estilísticamente, sino en cuan bien se escucha el tema del coral entre tu audiencia y con cuanto acierto resaltas el significado del texto del coral. Además los organistas más avezados siempre acentúan las fortalezas del instrumento de turno, no sus debilidades. Así que si quieres que tu interpretación tenga dichos atributos, sigue leyendo.

Tema del Coral en el Soprano. En las piezas para dos manuales, puedes escoger el más suave entre los registros principales de 8’, con trémolo o sin él, que te ayude a resaltar la melodía. Algunas veces doblarlo con un gentil Salicional o un ondulante Unda Maris o Voce Humana producirá un muy delicado efecto. Las voces acompañantes pueden tocarse en el otro manual con una o varias flautas. El pedal suena mejor con suaves registros de 16’ y 8’ de la familia de las flautas. Dependiendo de los grados de equilibrio o volumen puedes emplear un Principal 16’ en lugar del SubBass 16’.

Cuando buscas un registro más colorido puedes tocar el soprano, sea con un solo de lengüeta (Oboe, Krummhorn, con flauta de 8’ o sin ella), sea con una combinación de registros de mutaciones. Una de las soluciones preferidas es emplear el Cornet de 5 filas. Y cuando el Cornet no estuviese disponible puedes tratar de ensamblarlo tú mismo(a), combinando flautas de 8’, 4’, 2 2/3’, 2’ y 1 3/5’. El nivel de volumen que favorezca el equilibrio entre la partes de dicha combinación puede ser ajustado mediante el pedal expresivo, cuando esté presente.

Si el preludio coral es para un único manual, tienes varias opciones, dependiendo del carácter, desde una flauta de 8’, dos flautas de 8’ y 4’, y todas las combinaciones de Principales, tales como Principal 8’, Principal 8’ y 4’, Principal 8’, 4’ 2’ y así hasta llegar al coro principal completo, con mixturas y la lengüeta de 16’ en el pedal.

En una obra manualiter un registro más exótico y no obstante más colorido sería un único registro de lengüeta, tal como una Vox Humana 8’ o incluso una Trompeta 8’. No desestimes el vigor de una Flauta 4’ cuando el preludio coral tenga un carácter vivaz y liviano.

Tema del Coral en el Contralto. La versión del preludio coral “Cristum wir sollen loben schon”, BWV611, puede tocarse con Principal 8’ o Principal 8’ y 4’. Existe la opinión de que el coral puede tocarse en un manual separado, mas parece que Bach compuso la pieza intencionalmente, de tal forma, que la polifonía obstruiría la audición del tema. La parte del pedal pudiera tocarse mediante Principales de 16’ y 8’, pero unos pocos compases finales, a base de doble pedal, sugerirían que el Principal 8’ bastaría acá. 

Tema del Coral en el Tenor. La solución más frecuente en tales preludios corales es emplear la Trompeta 8’ para la melodía (sea en la mano izquierda o en el pedal). Las voces acompañantes agudas suenan bien con Principal 8’ o Principal 8’ y 4’ y el bajo necesitará basarse en 16’. Cuando se toca en el pedal ésta parte, suena muy bien con Principal 16’ y 8’. Lo mismo puede decirse de la versión en que dicha parte es tocada por la mano izquierda. Más aún, con frecuencia la parte veloz y movida del bajo suena impresionante si se toca con una lengüeta de 16, tal como Fagotto 16’, con la mano izquierda.

Tema del Coral en el Bajo. Los preludios corales que presentan el tema en el bajo se tocan habitualmente con la registración del coro completo de principales más mixtura, y lengüetas en el bajo. Ya traté éste tema en el artículo acerca de “la registración de obras de Bach de formato libre” (preludios, fugas, fantasías y tocatas), así que podrías consultarlo ahora.

Al decidir acerca de la registración, siempre recomiendo que le des un vistazo al texto original del coral en alemán, y procures una traducción al castellano, si la requieres. Con la lectura de la letra serás capaz de apreciar mejor el carácter de la pieza, y ello influirá en tu decisión para determinar la registración óptima.

Existen muchos consejos y asesoramiento acerca de la registración de los preludios corales de Bach, mas la lista precedente puede servir como una buena introducción. Si quisieras un tratamiento más completo y detallado de éste tema, con citas de fuentes contemporáneas,  recomiendo encarecidamente “La Registración de la Música de Órgano del Barroco”, de Barbara Owen.

A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita “Organ Practice Guide”.

¿O quisieras aprender a improvisar en el estilo de Bach? Entonces te sugiero que revises mi mini-curso de 9 días “Keyboard Prelude Improvisation”.

Es traducción del original fechado el 24/Octubre/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

Registrando las Composiciones de Forma Libre para Órgano de Bach

                En el presente artículo explicaré mis elecciones personales en lo que concierne a las obras de forma libre, para órgano, de Bach (Preludios, Fugas, Fantasías y Tocatas). Es importante saber cómo escoger la registración en tales casos, ya que un uso inteligente de los recursos del órgano contribuirá muchísimo al impacto general de tu interpretación. Por el contrario, si tocases bien, pero no conocieses cómo registrar ésas piezas, el resultado podría ser muy decepcionante. Para ilustrar mi punto, he escogido tratar la registración para el Preludio y Fuga en Do mayor, BWV 547.

                Cada vez que toco ésta obra, o una similar, no basada en material pre-existente, tiendo a usar registración de Lleno. Esto significa básicamente un coro de Principales: En el manual toco con los Principales 8’, 4’, 2 ⅔’, 2’, y así sucesivamente, hasta las Mixturas.

                En los grandes instrumentos a menudo hay más de un registro de Mixtura. En tales casos, probablemente emplearé ambas (la grave y la aguda). Cuando la Mixtura es realmente baja (basada en 4’), es conveniente agregar un Principal 16’ a la parte del manual. En otros casos, el registro de 16’ añade más gravedad al sonido, pero es opcional.

                Cuando toco ésta pieza en el teclado Mayor, acoplo al menos un manual que tenga un sonido brillante (no el teclado expresivo, preferiblemente). En tales casos podría configurar un coro de Principales en ése manual, si estuviese disponible.

                Cuando el instrumento en particular tenga Principales de proporciones estrechas y Mixturas muy agudas, como en un órgano neo-barroco, yo podría agregar Flautas de 8’ y 4’ a la parte del manual. Este recurso usualmente proporciona gravedad al sonido.

                Algunas veces la fuga suena bastante bien con una Trompeta de 8’, la cual pudiera ser una muy buena opción en muchos instrumentos para agregarla al coro de Principales. La Trompeta de 16’ pudiera resultar densa en exceso. Pero ésta es solo mi preferencia particular.

                Aunque los órganos de la época de Bach en la Alemania Central tenían mixturas equipadas con tubos de “Tierce”, algunos organistas agregan un registro de 1⅗’ a la parte del manual. Sin embargo el resultado podría ser algo estridente, así que conviene que escuches atentamente.

                Para la parte del pedal, también emplearía los Principales 16’, 8’, 4’ (si está disponible) y las mixturas.  El registro flautado de 32’ (Principal o Subbass) funciona bastante bien en éste Preludio y Fuga en particular, así que yo podría escogerlo. Al usar lengüetas en el pedal, la primera a añadir es Posaune 16’, y sólo entonces, Trompeta 8’, si hiciera falta. El Clarion 4’ no queda bien en ésta música, así que me lo reservaré para otras piezas.

                Si la parte del pedal requiere de más potencia, comparada con los manuales, yo agregaría el acoplamiento manual-pedal. No obstante hay una tendencia a evitarlo, así que es una opción a emplear tras cuidadosa consideración.

                Ten presente éstos puntos al registrar las obras de forma libre de Bach. Y siempre debes considerar si el instrumento va a funcionar para una obra determinada. Fíjate no sólo en el número de manuales, y en su extensión y la de los pedales, sino en el estilo del órgano.

                 Si también estás tocando los preludios corales de Bach, te recomiendo leer “Cómo registrar los preludios corales de Bach”.

                Aunque se ha dicho que las obras para órgano de Bach suenan bien en cualquier clase de instrumento, probablemente yo no las tocaría en un órgano de genuino estilo Romántico (con sus excepciones, por supuesto). Tocaría allí piezas románticas y modernas, y reservaría las piezas de Bach para otro instrumento.

                Si tuvieses acceso a un órgano de grandes dimensiones, con frecuencia estarías tentado a emplear la mayor cantidad de registros, con el fin de tocar muy fuerte. Mas, tu preocupación no debe ser cuan fuerte suena el preludio y fuga, sino cuan claramente se escucha la polifonía. Recuerda que, incluso en un instrumento de 3 o 4 manuales, no necesariamente debes emplear todos los registros y acoplamientos. Muchas veces un coro puro de principales, sin acoplamientos,  e incluso sin mixtura alguna, pero con el Posaune 16’ en los pedales, sonará maravillosamente.

Si quisieras un tratamiento más completo y detallado de éste tema, con citas de fuentes contemporáneas,  recomiendo encarecidamente “La Registración de la Música de Órgano del Barroco”, de Barbara Owen.

A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita “Organ Practice Guide”.

¿O quisieras aprender a improvisar en el estilo de Bach? Entonces te sugiero que revises mi mini-curso de 9 días “Keyboard Prelude Improvisation”.

Es traducción del original fechado el 23/Octubre/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

Cual es la Duración Óptima de un Recital de Órgano

¿Has asistido a un recital de órgano que hubiese durado demasiado o a otro que fue muy breve? Yo sí. Para los organistas el tema de la duración es muy importante porque si presentasen un recital muy corto, los oyentes quedarán decepcionados, y si se extendiese demasiado, se aburrirán y desearán retirarse. Si te preguntas cual es la duración óptima de un recital, lee el presente artículo.

Hallo que la duración óptima de un recital, sin intermedio, debería ser alrededor de 60 minutos, incluyendo el tiempo dedicado a cambiar los registros. Sin embargo, la duración ideal de un recital depende de otros factores, tales como cuánto frío hace en el auditorio.

Si el recital se programa en temporada invernal y la iglesia carece de calefacción, probablemente será mejor hacerlo más breve de lo habitual, quizás de 30 a 45 minutos. De otro modo, la gente pudiera resfriarse durante tu ejecución. En cambio, si la edificación cuenta con calefaccíón durante todo el año, puedes llevar la duración a los 60 minutos habituales.

En los casos cuando el programa consiste de extensos ciclos tales como ClavierUbung, El Arte de la Fuga, 18 Grandes Preludios Corales o alguna otra colección de Bach u otros compositores, puedes programar una duración más extendida. Será aceptable porque los asistentes ya anticipan que el recital durará más.

Si el recital tuviese un intermedio, cada parte podría durar de 40 a 45 minutos, sin contar piezas de gratificación al final (encores). Es lo usual en las grandes salas de concierto.

La duración del recital no importa tanto cuando el organista es un artista de clase mundial. De todos modos el público no deseará que el artista cese de tocar, dado el caso, y uno o más encores son lo normal.

En general es mejor cuando el público desea escuchar más música que cuando se aburre. así que si tu programa durase poco menos de 60 minutos, estaría bien. No hay necesidad alguna de apretujar una o dos piezas extra cuando el programa está bien balanceado.

Recuerda también que si el público asistente a tu recital concurre frecuentemente a conciertos, estarán más habituados al formato de 60 minutos.

Personalmente planifico cerca de 50 minutos de pura música. Ello me concede cerca de 10 minutos para cambiar los registros entre las piezas.

Un importante asunto más a tener en cuenta es que si planeases disertar durante el recital, convendría moderar el tiempo de tus intervenciones para que el recital no resulte tan extenso.

Lo primordial aquí es esto: El tiempo de tus oyentes es tan precioso como el tuyo. No des recitales demasiado extensos.

A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita “Organ Practice Guide”.

O si realmente quisieras aprender a tocar cualquier obra para órgano, a primera vista, con fluidez y sin errores, y dedicando sólo 15 minutos al día, revisa mi curso maestro sistemático “Organ Sight-Reading

Es traducción del original fechado el 21/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

Cómo llegar a ser un organista exitoso

¿Quieres alcanzar el éxito como organista? Acá te presento 8 consejos para tu sesión de práctica, tus recitales y tu mercadeo profesional.

  1. Calidad de práctica: Procura practicar mejor de lo que lo hacen tus competidores. No te permitas cometer errores. Si cometieras un error, retrocede y corrígelo hasta que no puedas cometer el mismo error otra vez.
  2. Cantidad de práctica: Mientras más tiempo dediques a practicar, mejor. Si aspiras a ser el mejor en lo que haces, no puedes esperar lograrlo practicando sólo unos minutos al día.
  3. Práctica singular: Procura ser único en tu práctica del órgano. Compara tu práctica con otras áreas de tu vida y trata de ver si pudieras emplear técnicas similares en tu práctica.
  4. Recital singular: Cuando selecciones el programa para tu recital de órgano, siempre piensa primero en tus oyentes. Pregúntate qué hace a tu programa diferente de tantos otros y digno de ser escuchado.
  5. Calidad del recital: Tanto en la preparación como en la ejecución, debes esforzarte en minimizar los errores. Permanece concentrado en cada compás y no te permitas distraerte hasta que tu recital termine.
  6. Cantidad de recitales: Aunque tocar en 10 recitales sería un buen principio, necesitarás muchos más para ganar experiencia y hacerte experto. Trata de dar la mayor cantidad de recitales que puedas con el mismo programa, en diversos locales, durante el mismo año. Luego aprende un nuevo programa y vuelve a hacer lo mismo.
  7. Mercadeo singular: Emplea el mercadeo en redes sociales y el mercadeo de contenido para alcanzar una mayor presencia en la red.
  8. Mercadeo consistente: Piensa en el mercadeo como en cultivar una planta. No regarías tu planta tan solo una vez y enseguida olvidarte, ¿o sí? Por el contrario, le darías a tu planta toda tu atención con regularidad y perseverancia. Lo mismo se aplica en tu propio mercadeo como organista.

Pon en acción hoy mismo éstos consejos en tu práctica, en tus recitales y en tu propio mercadeo como organista. Con el tiempo, te afianzarán como un respetado experto y consolidarán tu liderazgo.

A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita “Organ Practice Guide”.

O si realmente quisieras aprender a tocar cualquier obra para órgano, a primera vista, con fluidez y sin errores, y dedicando sólo 15 minutos al día, revisa mi curso maestro sistemático “Organ Sight-Reading

Es traducción del original fechado el 27/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

Evitando tocar con errores en las obras para órgano de Bach.

He visto a mucha gente cometer errores serios al interpretar las obras para órgano de Bach. Si quieres evitarlos, revisa la siguiente lista:

  1. TRINOS: En la mayoría de las obras de Bach los trinos deben empezar en la nota auxiliar superior y tomar su valor del sonido efectivo. Sin embargo veo a muchos empezar desde el sonido efectivo y tomar su valor de la nota precedente, es decir, comienzan los trinos prematuramente. Una de las cosas que me ayuda a tocar los trinos correctamente es enfocarme permanentemente en el pulso y así es más fácil evitar los trinos prematuros.
  2. ARTICULACIÓN: Un tipo de toque que muchos trasladan del piano al órgano es el ligado (legato), el cual no es adecuado para la música que nos ocupa. La forma de tocar debe ser pareja y cantabile, mas deben definitivamente existir unos espacios mínimos entre las notas (salvo que el compositor indique lo contrario). Lo denominamos “ligado articulado”.
  3. PEDALIZACIÓN: Otro error importante es usar los talones en el pedalero al ejecutar obras de Bach. A muchos les resulta más fácil, pero ello produce un sonido ligado, el cual no es apto para éste tipo de música.
  4. PRÁCTICA: Si acostumbras tocar las obras de Bach de principio a fin, sin interrupción, te recomiendo que reconsideres éste método. La mejor forma sería detenerte donde te equivoques, regresar unos pocos compases y corregirlo, repitiéndolo varias veces. Tocar por fragmentos es a menudo más beneficioso que tocar sin interrupción.
  5. DIGITACIÓN: Muchos emplean la sustitución digital en obras de Bach, lo cual no recomiendo. Verás, la técnica de sustitución digital fue creada para obtener un toque ligado, el cual no es estilísticamente apropiado.
  6. SENTIR LA PULSACIÓN: He aquí un error grave: Sin sentir el pulso y la sucesión de tiempos fuertes y débiles, tu ejecución sonará pesada y carente de fluidez natural. Recomiendo acortar los tiempos débiles y prolongar los tiempos fuertes.
  7. SUSPENSIONES: Error muy frecuente. Incluso quien toca la pieza correctamente, toma pausas tras las suspensiones. Es decir, toca silencios de corchea tras notas empalmadas. La manera correcta de hacerlo es prolongar la primera nota y tocar la siguiente casi ligada.
  8. REGISTRO: Demasiados tocan las obras de forma libre de Bach (preludios, fugas, fantasías, tocatas) cambiando el registro a cada rato. En obras de forma libre (no aquellas basadas en corales), debe emplearse el Órgano Pleno, sea en uno o en más manuales (coro principal completo).

A propósito, voy a abrir 30 vacantes en mi nuevo “Bach Organ Mastery” (Nivel I), un programa de entrenamiento en video de 16 semanas. Cliquea aquí para recibir aviso anticipado, incluso antes que el resto de mi lista de suscriptores y clientes:

Bach Organ Mastery Level 1 Early Notification

Es traducción del original fechado en Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

Práctica y Ejecución del Órgano: Cómo tocar con Pasión.

¿Has estado alguna vez en un recital de órgano en el cual el (la) organista irradiaba pasión por su arte? Una experiencia así puede cambiar la vida de muchos oyentes. Un organista que sea apasionado respecto de su música puede abrir muchos ojos y atraer muchos nuevos aficionados del órgano. Entonces, ¿cómo puedes llegar a tocar con pasión? Sigue leyendo y recibirás mis consejos.

TOCA LO QUE DISFRUTES. Probablemente ésta es la regla más importante. Debieras ensayar, aprender, practicar, estudiar e interpretar aquellas piezas que te encanten. La vida es corta y hay tan poco tiempo en el día, que debes pensar cuidadosamente qué es lo que te gusta más y tocarlo.

Toca sólo música de calidad que haya superado la prueba del tiempo. Se ha compuesto tanta música para órgano en los últimos 30 años, y una significativa porción de ella es de baja calidad, especialmente en el campo de la música litúrgica. En general, cuando revises una pieza para órgano, fíjate si reúne todas las características de las composiciones de calidad: Armonía, melodía, integridad rítmica, diseño formal equilibrado, entre otras.

Naturalmente, si fueses un estudiante, o si tu experiencia en el órgano fuese incipiente, debieras familiarizarte con una amplia variedad de repertorio, para que tu formación sea completa. Mas incluso en éste caso, procura seleccionar piezas que sean meritorias.

DISFRUTA LO QUE TOCAS. He aquí la otra cara de la moneda. Tienes que amar lo que ensayes, aprendas, practiques, estudies e interpretes. De otro modo te será difícil ser honesto con ello y tu ejecución no será apasionada. Debes sinceramente tratar de hallar todas los aspectos artísticos destacados de la pieza y disfrutar por completo cada minuto que la toques.

Recuerda, practicar es un privilegio, como decía mi antigua profesora Pamela Ruiter-Feenstra. Por diversas razones, muchos amantes de la ejecución del órgano carecen de oportunidades de práctica, o bien su tiempo de práctica es muy limitado. Por consiguiente, si puedes sentarte a la banqueta del órgano y practicar, debes sentirlo como todo un privilegio. Cuando lo entiendas así, estarás agradecido de los momentos, breves o prolongados, que te sean concedidos ante la consola. Y definitivamente disfrutarás tales momentos.

Por supuesto, podrías preguntar: ¿y qué tal si tengo que tocar ésta pieza que no está entre mis favoritas? Verás: Siempre procura ver los aspectos de la pieza de los que puedas aprender algo. Pienso que cada pieza cuenta con elementos que  se pueden valorar.  Incluso si tuvieras que tocar una composición de escasa calidad, pregúntate: ¿Qué es lo que le resta calidad e interés a ésta pieza? Entonces puedes aprender de ello y procurar no incurrir en  las deficiencias de ésa composición cuando crees tu propia música. Sí, deberías componer música, estudiar composiciones reales y probarte en ello. Es entretenido y aprenderás muchísimo en el proceso.

Como puedes ver, la interpretación apasionada del órgano es consecuencia de tocar lo que disfrutes y disfrutar lo que toques. Entonces tu interpretación cambiará vidas.

      A propósito, ¿quieres aprender mis poderosas y especiales técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita en video “How to Master Any Organ Composition”.

      O si realmente quisieras desarrollar habilidades invencibles para tocar a primera vista, revisa mi “Organ Sight-Reading Master Course”. Completar el material de práctica de éste curso sólo tomará 15 minutos diarios, mas aprenderás a tocar a primera vista, y sin esfuerzo, cualquier pieza musical para órgano.

Es traducción del original fechado el 21/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

 

Cómo robustecer la calidad de tu ejecución al órgano.

¿Conoces la diferencia entre una buena ejecución y una interpretación sobresaliente y excelsa? Más aún: ¿Sabes cómo alcanzar ése nivel de una interpretación sobresaliente y excelsa? En el presente artículo te daré 8 consejos sobre cómo robustecer la calidad de tu ejecución al órgano, de modo que avances al siguiente nivel.

  • DIGITACIÓN: Cuando abras una nueva partitura para órgano y quieras comenzar a practicarla, no te precipites a tocarla de principio a fin. Quiero decir, puedes tocarla íntegra una vez para familiarizarte, pero es allí cuando la verdadera práctica comienza. Primero anota la digitación en cada segmento complicado de la pieza. ¿Cómo saber cuándo el segmento es complicado y requiere una digitación estudiada? Tócalo una vez y ve si te equivocas. Si lo haces, detente, regresa, soluciónalo y anota la digitación más eficaz correspondiente.
  • PEDALIZACIÓN: Sugiero que anotes la pedalización en cada nota de la línea del pedal. Es muy importante porque, a diferencia de los manuales, la ejecución del pedalero es comúnmente una tarea completamente nueva que los organistas deben aprender.
  • NOTAS: Con la digitación y pedalización listas, ya puedes comenzar a practicar. Procura que cada nota sea correcta. Algunas veces equivocarás la nota, y en tales casos, es mejor regresar y tocar ése segmento, con las notas correctas, al menos 3 veces seguidas.
  • RITMOS: Asegúrate de que tus valores rítmicos sean correctos en cada compás. Esto no es tan difícil en pasajes con ritmos claros, más cuando encuentres algunas dificultades, tales como síncopas, notas punteadas, dosillos, tresillos, ritmos irregulares, cambios de métrica, etc., tienes que redoblar los cuidados para tocarlos correctamente. Es mejor subdividir el compás en sus tiempos y contarlos en voz alta.
  • ARTICULACIÓN: No toques legato todas las notas. Para los músicos que llegan al órgano desde el piano, esto es difícil de seguir en un principio. Verás, tienes que fijarte en el período histórico en el cual la pieza fue creada. Cuando toques una pieza de los períodos Renacentista, Barroco o Clásico, toca con un ligero legato articulado, a menos que el compositor haya dado otra indicación. Cuando la pieza pertenezca a los periodos Romántico o Moderno, habitualmente los compositores indican el tipo de articulación explícitamente. Así que presta atención a cada ligadura, raya o puntillo sobre las notas o bajo ellas y trata de ejecutarlas exactamente según se indica.
  • FRASEO: Si quieres lograr que una interpretación suene natural, incorpora el fraseo. Esto ayuda a alcanzar la sensación de que respiras junto con la música. De hecho, debieras respirar lenta, profunda y conscientemente mientras tocas. Busca en la música las cadencias que revelan los lugares perfectos para el fraseo.
  • TEMPO: Escoge un tempo de recital muy cuidadosamente. Examina la mecánica y las dimensiones del órgano. Evalúa el recinto en que toques y la reverberación. Cuando practiques, escoge un tempo mucho más lento que te evite incurrir en errores.
  • PRÁCTICA: Sé muy sistemático acerca de cómo aprendes música nueva. Es mejor practicar por fragmentos de 4 compases por vez y combinarlos posteriormente. Para la música polifónica procura dominar cada voz aislada, luego combinaciones de 2 voces, 3 voces y sólo al final, la textura completa de 4 voces.

Robustece la calidad de tu ejecución enfocándote en los pasos anteriores, y siguiéndolos concentradamente.  Éste enfoque te ayudará a alcanzar ése nivel de interpretación sobresaliente y excelsa.

      A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita en video “How to Master Any Organ Composition”.

      O si realmente quisieras desarrollar habilidades invencibles para tocar a primera vista, revisa mi “Organ Sight-Reading Master Course”. Completar el material de práctica de éste curso sólo tomará 15 minutos diarios, mas aprenderás a tocar a primera vista, y sin esfuerzo, cualquier pieza musical para órgano.

Es traducción del original fechado el 18/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

¿Es extravagante tu ejecución al órgano?

Es importante que tu ejecución al órgano sea natural, porque una exagerada simplemente resulta distractiva y hasta cómica para el oyente. Además el estilo desmesurado tampoco favorece al intérprete. Incluso el instrumento puede resultar estropeado gravemente. En el presente artículo discutiremos las 5 señales más comunes de una ejecución tosca.

1) Tensión en el cuerpo. Cuando tu cuerpo está rígido, los hombros alzados, los dedos y muslos tensos, no puedes tocar de una manera natural. Tu música también suena tensa y tiesa. Cuando sientes tensión en tu cuerpo, se te hace difícil incluso respirar. No podemos relajarnos sin respirar y no podemos respirar sin relajarnos. La respiración natural y profunda es la clave para relajar todo el cuerpo.
2) Aplicar fuerza excesiva en el teclado. Veo a menudo a los organistas incurrir en éste error, el cual procede de sus antecedentes como pianistas. Sienten que mientras más fuerte deba sonar el órgano, más duro deben tocar al teclado, lo cual es absolutamente erróneo, e incluso puede estropear el mecanismo. La manera ideal es mantener un liviano toque “mezzo-piano”. La técnica que ayuda a tocar así es mantener siempre los dedos en contacto con las teclas.
3) Tocar muy fuerte los pedales. Cometen éste error los mismos quienes tocan los teclados con mucha fuerza. Brincan sobre los pedales y los patean con fuerza excesiva, lo cual dificulta controlar la liberación y articulación y puede también estropear el mecanismo.
4) Movimientos excesivos del cuerpo. Muchos músicos cometen ésta falta en ciertos momentos. Se inclinan o reclinan demasiado. No sugiero que el cuerpo deba permanecer tieso. Algo de movimiento está bien, pero demasiado balanceo pudiera restar equilibrio a la ejecución.
5) Demasiados acentos agógicos. Éste error es especialmente manifiesto cuando se toca una pieza breve imaginando que se trata de una gran sinfonía. Cuando la pieza es breve, es ilógico aplicar ritardandos y acccelerandos a cada rato. Además ciertos estilos musicales (antiguos) no admiten alteraciones anti-naturales del tempo.

Recuerda éstas señales de interpretación extravagante cuando practiques o toques hoy tus piezas. Emplea tu cuerpo con naturalidad, sin rigidez, pero sin movimientos superfluos. No golpees las teclas ni los pedales. Mantén los dedos y los pies en constante contacto con las teclas y pedales. Ésta técnica minimiza el esfuerzo y tu interpretación ganará en naturalidad.

      A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita en video “How to Master Any Organ Composition”.

      O si realmente quisieras desarrollar habilidades invencibles para tocar a primera vista, revisa mi “Organ Sight-Reading Master Course”. Completar el material de práctica de éste curso sólo tomará 15 minutos diarios, mas aprenderás a tocar a primera vista, y sin esfuerzo, cualquier pieza musical para órgano.

Es traducción del original fechado el 16/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

La Práctica del Órgano: Por Qué No Existen Atajos.

A menudo el organista joven se pone a buscar alguna receta mágica para practicar el órgano, una que lo lleve al nivel experto en poco tiempo. Es decir, quisiera hallar algún método que lo ayude a tocar el órgano, con total seguridad, a la mayor brevedad. En el presente artículo te explicaré por qué no hay soluciones instantáneas ni atajos en la práctica del órgano.

No existe un botón mágico para hacerse virtuoso de la noche a la mañana. Mas, muchos jóvenes tienden a pensar que sí. Muchísimas veces escucho acerca del algún sistema increíble que ofrece ayudarte a tocar el órgano en sólo 2 horas. Esto por supuesto es sólo una treta propagandística, y está muy lejos de la realidad.

La verdad es que nuestra práctica tiene tres aspectos, todos muy ajenos a los atajos:

  1. Calidad. Consiste en la búsqueda de la perfección. Imagina que un maestro (por ejemplo el Sr. Bach) mira por encima de tu hombro. Trata de tocar como si alguien a quien respetases mucho te estuviese escuchando.Si mantuvieras presente ése pensamiento constantemente, ¿te permitirías tocar con una digitación, una pedalización o una articulación descuidadas? ¿Tocarías tu pieza con articulación u ornamentos incorrectos, o por el contrario, tendrías cuidado con cada detalle, corrigiendo cada equivocación? Creo que has captado la idea.

2. Cantidad. Mientras más toques, mejor (con excepciones, desde luego). Se requiere al menos 30 minutos de práctica diaria para comenzar a ver algunos progresos. Si tuvieses tiempo, pudieras practicar durante una hora, o incluso más, aunque las sesiones demasiado prolongadas no son saludables. Trata de reposar 5 minutos de cada 30, aproximadamente.

En general se dice que alguien que busque convertirse en un experto en cualquier área, necesita practicar un mínimo de 10 mil horas. Así, si practicaras 2 horas diarias, el cual es un lapso óptimo en muchos casos, alcanzarás el nivel de experto en unos 5 mil días, o 13,7 años (siempre y cuando sea una práctica de calidad).

Acá no quiero decir que inviertas todo ése tiempo tocando al órgano. Tocar el piano,  historia de la música, entrenamiento aural, teoría musical, armonía, contrapunto, fuga e improvisación se incluyen en ése número total de horas.

3. Consistencia. Practica a diario, o al menos 3 días a la semana. Haz de ello una rutina. Al cabo de un mes se convertirá en hábito. Es decir, cíñete a tu rutina durante un mes y no tardará en convertirse en un placer.

Imagina que tu práctica fuese cual un enorme tren. Mover un tren así tomará una inmensa cantidad de energía, mas mantenerlo en movimiento será mucho más fácil. Por eso es que no te conviene omitir tus sesiones de práctica.

 

Recuerda éstos 3 aspectos clave cuando te sientes ante el órgano. Estoy consciente de que tendrás que poner perseverancia y esforzarte en tu práctica, más si realmente quieres ser bueno en el órgano, te aseguro que valdrá la pena.

A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita en video “How to Master Any Organ Composition”.

O si realmente quisieras desarrollar habilidades invencibles para tocar a primera vista, revisa mi “Organ Sight-Reading Master Course”. Completar el material de práctica de éste curso sólo tomará 15 minutos diarios, mas aprenderás a tocar a primera vista, y sin esfuerzo, cualquier pieza musical para órgano.

Es traducción del original fechado el 14/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

Seleccionando los Registros del Órgano en el Repertorio Romántico Alemán

¿Se te complica escoger la mejor forma de registrar obras de compositores Románticos alemanes, tales como Mendelssohn, Brahms, Reger, Liszt, Reubke, Rheinberger, etc.? La lectura del presente artículo te aclarará algunas de las indicaciones de registro más comunes.

Las pautas siguientes están tomadas del Prefacio a las “Seis Sonatas para Órgano, Op. 65”, de Felix Mendelssohn, escritas de la mano del propio compositor:

FF (Fortissimo) – Órgano Pleno: Para ésta indicación puede usarse la mayoría de los registros del instrumento, incluyendo principales, flautas y lengüetas de coro de distintas tesituras. Agréguense acoplamientos si se desea mayor volumen de sonido. No obstante, en caso de duda, suprímase ciertos registros o acoplamientos cuando haya peligro de que el órgano suene demasiado fuerte. Dicho de otro modo, escúchese cómo suena el instrumento en el recinto y háganse los ajustes adecuados.

pp (pianissimo) – Sólo registros suaves de 8’: Podría resolverse con una flauta suave o una gamba. En caso de contar con variedad de opciones, procúrese hallar aquella dotada de un carácter original.

F (Forte) – Órgano Principal, sin los registros más fuertes: Probablemente deban omitirse las lengüetas más sonoras, tales como Trompetas de 16’ y 8’. Un Coro Principal pleno, incluyendo el registro de 16’, acompañado de Flautas a distintos niveles, funcionará.

p (piano) – Combinación de varios registros suaves de 8’: Dos o más Flautas y Gambas sonarán muy bien. En algunos casos pueden emplearse los acoplamientos entre teclados.

Pedales: Empléense conjuntamente los registros de 16’ y 8’, salvo cuando se indique lo contrario. El compositor se refiere específicamente a la variación de la Sexta Sonata, donde se encuentra la indicación de la melodía coral (cantus firmus) “Vater unser im Himmelreich”, la cual debe tocarse con un registro de 8’ (quizás una lengüeta).

Dos Teclados – Diferente timbre, sin demasiado contraste: Al registrar piezas para dos teclados, procúrese emplear registros que no difieran mucho en cuanto al volumen, sino más bien en carácter.

Es interesante observar que las sugerencias de Mendelssohn no son sólo adecuadas para su propia música, sino para las obras de otros compositores Románticos alemanes. Esto se debe a que los órganos que se construían a la sazón en tierras germanas compartían concepciones afines.

Sigue éstas pautas cuando registres obras para órgano de compositores románticos alemanes en general, o de Mendelssohn en particular. Como siempre, cuando adaptes las indicaciones de registro originales a órganos modernos, ten presente el sonido ideal que desees producir y realiza los cambios necesarios. Y cuando dudes, simplifica.

A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita en video “How to Master Any Organ Composition”.

O si realmente quisieras desarrollar habilidades invencibles para tocar a primera vista, revisa mi “Organ Sight-Reading Master Course”. Completar el material de práctica de éste curso sólo tomará 15 minutos diarios, mas aprenderás a tocar a primera vista, y sin esfuerzo, cualquier pieza musical para órgano.

Es traducción del original fechado el 10/Mayo/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt