Todas las entradas de: organeriamidi

Cómo evitar el toque pianístico en el órgano

Muchos pianistas que arriban al órgano, luego de haber tocado el piano durante algunos años, tienen dificultades para librarse del toque característico del piano. Esto es importante porque los mecanismos del piano y del órgano son intrínsecamente distintos, y en consecuencia, requieren de técnicas diferentes y propias de cada uno. Si estás luchando tratando de evitar el toque del piano cuando tocas en el órgano, te recomiendo que apliques éstos cuatro consejos:

  1. Mantén los dedos en contacto con las teclas todo el tiempo. Esfuérzate en tener presente éste consejo constantemente porque es importante no sólo para deshacerte del toque pianístico, sino para una ejecución precisa. Verás, cuando tocas el piano, levantas los dedos preparando un diáfano movimiento descendente. En el órgano la técnica es completamente distinta y no te puedes permitir levantar los dedos del teclado.
  • Play “mezzo piano”. Cuántas veces veo organistas tocando el órgano cual si fuera un piano. Cuando desean incrementar la dinámica, teclean más fuerte. Es decir, cuando quieren aumentar el volumen del órgano, tocan el teclado con más intensidad. Ésta es una técnica incorrecta, y no solo porque semeja a la del pianista, sino que te complicará la coordinación de la liberación de las teclas. Así que sólo emplea la fuerza mínima necesaria para presionar las teclas, y no más. La dinámica en el órgano se maneja mediante el cambio de los registros o el empleo del pedal de expresión, pero nunca mediante el toque.
  • Mantén erguida la parte superior del cuerpo. Al tocar el piano es muy frecuente mover la parte superior del cuerpo siguiendo la intensidad creciente de la música. En el órgano es todo lo contrario: Mientras más calmo estés sentado en la banqueta, mejor control tendrás de los movimientos de tus manos y pies. Siéntete como el director que sólo está dándole instrucciones a la orquesta. En realidad los mejores directores mantienen los movimientos de su cuerpo al mínimo, porque no son ellos, sino los instrumentistas quienes tienen que hacer el esfuerzo de tocar. Lo mismo es al tocar el órgano. Deja que tus dedos y pies hagan su tarea. Limítate a darles las instrucciones para hacerla. Y así no hay necesidad de mover la parte superior de tu cuerpo como harías al piano.
  • Coordina la liberación de las teclas. Una de las mayores diferencias entre tocar el órgano y el piano es que los pianistas sólo atienden a cómo se presiona la tecla, pero no a cómo es liberada. Esto se debe a que el sonido del piano se extingue rápidamente, mientras que en el órgano puede durar indefinidamente. Así que quienes llegan al órgano con alguna experiencia en el piano también se olvidan de atender a las liberaciones. Y éste es un punto vital para tener presente. Puesto que mucha de la música de órgano es polifónica, se necesita ser preciso en cuándo liberar la tecla. Si un grupo simultáneo de notas tienen la misma duración, se las libera a todas exactamente al mismo momento. Mas cuando algunas notas duran más y otras menos, se debe ser preciso en mantener la exacta duración de cada una.

Emplea éstos consejos en tu práctica de hoy. Si estás consciente de ellos cada vez que te sientes a tocar, con el tiempo advertirás que tu técnica de órgano mejora y que tu toque se hace organístico.        

  A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita “Organ Practice Guide”.

O si realmente quisieras aprender a tocar cualquier obra a  primera vista, fluidamente y sin errores, y dedicándole solo 15 minutos al día, revisa mi curso sistemático “Organ Sight-Reading Master Course”.

Es traducción del original fechado el 7/Julio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

LO QUE LOS DEPORTES Y LA PRÁCTICA DEL ÓRGANO TIENEN EN COMÚN

¿Quieres alcanzar el éxito como organista? Para lograrlo deberás sobrepasar a tus competidores. Una de las formas de superar a tus colegas organistas es dar un vistazo alrededor y percatarte de cómo la gente de otras profesiones perfecciona sus habilidades. En éste artículo te mostraré lo que la práctica del órgano tiene en común con los deportes.

Procura ser único en tu práctica del órgano. Compara con tu práctica en otras áreas de la vida y ve si pudieras aplicar técnicas similares.

Por ejemplo, pudieras observar a atletas en varios deportes y fijarte en cómo practican sus movimientos. Verás, deporte y música se parecen en que ambas actividades demandan innumerables repeticiones de movimientos similares, lo cual conduce a dominarlos. Por ejemplo, en el basketbol, un jugador que trata de mejorar sus tiros desde una cierta posición, los practica repetidamente cientos de veces, si no miles. El mejor basquetbolista practicará hasta acertar con cada uno de sus tiros y hasta que sus movimientos se hagan automáticos.

Es lo mismo al tocar el órgano. Cuando llegas a llegas a ése punto problemático de tu partitura, el cual buscas perfeccionar, debes practicarlo reiteradamente. Debes tocarlo de manera correcta hasta que literalmente ya no seas capaz de equivocarte. En mi experiencia, ése proceso toma unas 100 repeticiones distribuidas en el tiempo.

Recuerdo cuando traté de perfeccionar la Fuga “La Jiga” en Sol mayor, BWV 577, de Bach, hace unos años. Dominé ésta fuga en 10 días, repitiendo cada fragmento 10 veces diarias. Las primeras 10 repeticiones fueron un buen comienzo, pero se sentían del todo inseguras. Luego, con cada serie de 10 repeticiones, era emocionante apreciar mejorías graduales en la ejecución de la pieza. Por supuesto, memoricé toda la fuga en el proceso. Los movimientos de mis pies se hicieron automáticos, gracias a la técnica que estaba usando de preparación del pedal. No podía fallar ni una nota del pedal, incluso si lo quería.

Busca y aplica hoy mismo técnicas deportivas afines, en tu práctica del órgano. Con el tiempo te afianzarán hasta convertirte en un reputado experto, y en un líder a quien otros querrán seguir.

 A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita “Organ Practice Guide”.

O si realmente quisieras aprender a tocar cualquier obra a  primera vista, fluidamente y sin errores, y dedicándole solo 15 minutos al día, revisa mi curso sistemático “Organ Sight-Reading Master Course”.

Es traducción del original fechado el 27/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

5 Consejos para la excelencia en la práctica del órgano.

¿Quisieras alcanzar el éxito como organista? Para lograrlo tu práctica debe ser de óptima calidad. En el presente artículo tengo 5 consejos para ese fin.

  1. Procura practicar mejor de lo que lo hacen tus competidores. Si quieres superar a tus colegas organistas debes aplicar técnicas de práctica mejores y más eficientes que ellos. Verás, la mayoría de los organistas simplemente tocan sus piezas de principio a fin, sin ningún plan de práctica. No obstante, la realidad es que si bien puedes aprender razonablemente bien algunas piezas fáciles de ésa forma, no podrás avanzar a un nivel superior de calidad. Así que debes conseguir un sistema de práctica especial y eficiente que te permita dominar nuevas piezas difíciles con más rapidez, menos dificultades y mejor que tus competidores.
  • Enfócate en dar lo mejor de ti durante tu práctica. Muchos tienden a practicar con una mentalidad relajada, la cual no los impele más allá de lo que pueden hacer en el presente. Si quieres dar lo mejor de ti en tus conciertos y recitales, debes hacerlo primero en tu práctica. Imagina que los resultados de tu práctica de hoy determinan los resultados de la de mañana. Sé muy estricto contigo mismo y evalúa constantemente si hubiese algo más que pudieses mejorar durante tu práctica.
  • Enfoca tu mente. Será más fácil dar lo mejor de ti en tu práctica si permaneces enfocado. Muchos tienden a padecer de cortos lapsos de distracción, pero eso no debe obstaculizar que puedas practicar con un enfoque más intenso y prolongado. Mantén tu atención enfocada en el compás de turno, sin relajarte hasta que la práctica concluya, o hasta llegar a una pausa prevista.
  •  No te permitas cometer errores. Practica con un tempo tal que tu ejecución esté libre de equivocaciones. Esto es crucial, si quieres convertirte en un organista exitoso.
  • Forma el hábito de corregir tus errores. Lógicamente, en cada sesión de práctica te encontrarás cometiendo errores aquí y allá. Cuando te equivoques, regresa y corrígelo, y hazlo repetidamente hasta que ya no puedas equivocarte otra vez.

Incorpora éstos consejos en tu practica de hoy. Si los aplicas consistentemente, con el tiempo te apuntalarán para convertirte en un respetado experto y en un líder a quien otros querrán seguir.

 A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita “Organ Practice Guide”.

O si realmente quisieras aprender a tocar cualquier obra a  primera vista, fluidamente y sin errores, y dedicándole solo 15 minutos al día, revisa mi curso sistemático “Organ Sight-Reading Master Course”.

Es traducción del original fechado el 27/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

Planeando Recitales de Órgano: Cómo ser innovador para alcanzar el éxito como organista

¿Has pensado alguna vez en lo que tienen en común los concertistas de órgano más exitosos? Todos ellos piensan de manera innovadora. Cada uno procura diferenciarse de sus competidores para hacerse único. En el presente artículo te mostraré como el pensar de manera innovadora, al programar recitales de órgano, puede ayudarte a ser un organista de éxito.

Si quieres ser un organista exitoso al dar recitales, intenta ser diferente de la mayoría. Piensa en aquello que puedes hacer de manera distinta de los demás en el mundo del órgano.

Piensa en tu audiencia. Si hubiese muchos conciertos de órgano en tu área, ¿qué motivaría al público a escoger tu recital en lugar de los de otros? En otras palabras, ¿por cual razón asistirían a tu recital?

Deberías pensar en el programa de tu recital muy cuidadosamente y procurar hacerlo único. Verás: La mayoría de los organistas integran sus recitales con una variedad de piezas de distintos periodos históricos o de escuelas nacionales de composición. Si bien éste enfoque funciona muy bien, no necesariamente le dará singularidad a tu recital. En consecuencia el público no se sentirá atraído hacia tu recital porque creerán que será uno más, y no algo extraordinario que no deberían perderse.

Soluciones posibles a ése problema serían darle a tu recital un título especial, componerlo en torno a un tema específico y atractivo, incluyendo charlas pedagógicas o entretenidas, incluir disertaciones acerca de las piezas de órgano y sus compositores, y también procurar la participación de miembros del público.

Emplea ésos consejos y piensa de modo innovador en la preparación de tu recital desde ya. Con el tiempo, éste enfoque te convertirá en un líder en tu campo. Habrás de ser considerado un experto. Y serlo redundará en el éxito que mereces como organista concertista.

 A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita “Organ Practice Guide”.

O si realmente quisieras aprender a tocar cualquier obra a  primera vista, fluidamente y sin errores, y dedicándole solo 15 minutos al día, revisa mi curso sistemático “Organ Sight-Reading Master Course”.

Es traducción del original fechado el 27/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

Registrando los Preludios Corales para Òrgano de Bach

Considerando la gran predilección de los Preludios Corales para Órgano de Bach entre los organistas, pensé en darte algunos consejos personales acerca de cómo registrarlos. Cuando sabes cómo registrar dichas piezas correctamente, tendrás ventaja sobre alguien que no. Ello se debe a que una adecuada selección del registro incide no sólo en cuan impresionante suena la pieza estilísticamente, sino en cuan bien se escucha el tema del coral entre tu audiencia y con cuanto acierto resaltas el significado del texto del coral. Además los organistas más avezados siempre acentúan las fortalezas del instrumento de turno, no sus debilidades. Así que si quieres que tu interpretación tenga dichos atributos, sigue leyendo.

Tema del Coral en el Soprano. En las piezas para dos manuales, puedes escoger el más suave entre los registros principales de 8’, con trémolo o sin él, que te ayude a resaltar la melodía. Algunas veces doblarlo con un gentil Salicional o un ondulante Unda Maris o Voce Humana producirá un muy delicado efecto. Las voces acompañantes pueden tocarse en el otro manual con una o varias flautas. El pedal suena mejor con suaves registros de 16’ y 8’ de la familia de las flautas. Dependiendo de los grados de equilibrio o volumen puedes emplear un Principal 16’ en lugar del SubBass 16’.

Cuando buscas un registro más colorido puedes tocar el soprano, sea con un solo de lengüeta (Oboe, Krummhorn, con flauta de 8’ o sin ella), sea con una combinación de registros de mutaciones. Una de las soluciones preferidas es emplear el Cornet de 5 filas. Y cuando el Cornet no estuviese disponible puedes tratar de ensamblarlo tú mismo(a), combinando flautas de 8’, 4’, 2 2/3’, 2’ y 1 3/5’. El nivel de volumen que favorezca el equilibrio entre la partes de dicha combinación puede ser ajustado mediante el pedal expresivo, cuando esté presente.

Si el preludio coral es para un único manual, tienes varias opciones, dependiendo del carácter, desde una flauta de 8’, dos flautas de 8’ y 4’, y todas las combinaciones de Principales, tales como Principal 8’, Principal 8’ y 4’, Principal 8’, 4’ 2’ y así hasta llegar al coro principal completo, con mixturas y la lengüeta de 16’ en el pedal.

En una obra manualiter un registro más exótico y no obstante más colorido sería un único registro de lengüeta, tal como una Vox Humana 8’ o incluso una Trompeta 8’. No desestimes el vigor de una Flauta 4’ cuando el preludio coral tenga un carácter vivaz y liviano.

Tema del Coral en el Contralto. La versión del preludio coral “Cristum wir sollen loben schon”, BWV611, puede tocarse con Principal 8’ o Principal 8’ y 4’. Existe la opinión de que el coral puede tocarse en un manual separado, mas parece que Bach compuso la pieza intencionalmente, de tal forma, que la polifonía obstruiría la audición del tema. La parte del pedal pudiera tocarse mediante Principales de 16’ y 8’, pero unos pocos compases finales, a base de doble pedal, sugerirían que el Principal 8’ bastaría acá. 

Tema del Coral en el Tenor. La solución más frecuente en tales preludios corales es emplear la Trompeta 8’ para la melodía (sea en la mano izquierda o en el pedal). Las voces acompañantes agudas suenan bien con Principal 8’ o Principal 8’ y 4’ y el bajo necesitará basarse en 16’. Cuando se toca en el pedal ésta parte, suena muy bien con Principal 16’ y 8’. Lo mismo puede decirse de la versión en que dicha parte es tocada por la mano izquierda. Más aún, con frecuencia la parte veloz y movida del bajo suena impresionante si se toca con una lengüeta de 16, tal como Fagotto 16’, con la mano izquierda.

Tema del Coral en el Bajo. Los preludios corales que presentan el tema en el bajo se tocan habitualmente con la registración del coro completo de principales más mixtura, y lengüetas en el bajo. Ya traté éste tema en el artículo acerca de “la registración de obras de Bach de formato libre” (preludios, fugas, fantasías y tocatas), así que podrías consultarlo ahora.

Al decidir acerca de la registración, siempre recomiendo que le des un vistazo al texto original del coral en alemán, y procures una traducción al castellano, si la requieres. Con la lectura de la letra serás capaz de apreciar mejor el carácter de la pieza, y ello influirá en tu decisión para determinar la registración óptima.

Existen muchos consejos y asesoramiento acerca de la registración de los preludios corales de Bach, mas la lista precedente puede servir como una buena introducción. Si quisieras un tratamiento más completo y detallado de éste tema, con citas de fuentes contemporáneas,  recomiendo encarecidamente “La Registración de la Música de Órgano del Barroco”, de Barbara Owen.

A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita “Organ Practice Guide”.

¿O quisieras aprender a improvisar en el estilo de Bach? Entonces te sugiero que revises mi mini-curso de 9 días “Keyboard Prelude Improvisation”.

Es traducción del original fechado el 24/Octubre/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

Registrando las Composiciones de Forma Libre para Órgano de Bach

                En el presente artículo explicaré mis elecciones personales en lo que concierne a las obras de forma libre, para órgano, de Bach (Preludios, Fugas, Fantasías y Tocatas). Es importante saber cómo escoger la registración en tales casos, ya que un uso inteligente de los recursos del órgano contribuirá muchísimo al impacto general de tu interpretación. Por el contrario, si tocases bien, pero no conocieses cómo registrar ésas piezas, el resultado podría ser muy decepcionante. Para ilustrar mi punto, he escogido tratar la registración para el Preludio y Fuga en Do mayor, BWV 547.

                Cada vez que toco ésta obra, o una similar, no basada en material pre-existente, tiendo a usar registración de Lleno. Esto significa básicamente un coro de Principales: En el manual toco con los Principales 8’, 4’, 2 ⅔’, 2’, y así sucesivamente, hasta las Mixturas.

                En los grandes instrumentos a menudo hay más de un registro de Mixtura. En tales casos, probablemente emplearé ambas (la grave y la aguda). Cuando la Mixtura es realmente baja (basada en 4’), es conveniente agregar un Principal 16’ a la parte del manual. En otros casos, el registro de 16’ añade más gravedad al sonido, pero es opcional.

                Cuando toco ésta pieza en el teclado Mayor, acoplo al menos un manual que tenga un sonido brillante (no el teclado expresivo, preferiblemente). En tales casos podría configurar un coro de Principales en ése manual, si estuviese disponible.

                Cuando el instrumento en particular tenga Principales de proporciones estrechas y Mixturas muy agudas, como en un órgano neo-barroco, yo podría agregar Flautas de 8’ y 4’ a la parte del manual. Este recurso usualmente proporciona gravedad al sonido.

                Algunas veces la fuga suena bastante bien con una Trompeta de 8’, la cual pudiera ser una muy buena opción en muchos instrumentos para agregarla al coro de Principales. La Trompeta de 16’ pudiera resultar densa en exceso. Pero ésta es solo mi preferencia particular.

                Aunque los órganos de la época de Bach en la Alemania Central tenían mixturas equipadas con tubos de “Tierce”, algunos organistas agregan un registro de 1⅗’ a la parte del manual. Sin embargo el resultado podría ser algo estridente, así que conviene que escuches atentamente.

                Para la parte del pedal, también emplearía los Principales 16’, 8’, 4’ (si está disponible) y las mixturas.  El registro flautado de 32’ (Principal o Subbass) funciona bastante bien en éste Preludio y Fuga en particular, así que yo podría escogerlo. Al usar lengüetas en el pedal, la primera a añadir es Posaune 16’, y sólo entonces, Trompeta 8’, si hiciera falta. El Clarion 4’ no queda bien en ésta música, así que me lo reservaré para otras piezas.

                Si la parte del pedal requiere de más potencia, comparada con los manuales, yo agregaría el acoplamiento manual-pedal. No obstante hay una tendencia a evitarlo, así que es una opción a emplear tras cuidadosa consideración.

                Ten presente éstos puntos al registrar las obras de forma libre de Bach. Y siempre debes considerar si el instrumento va a funcionar para una obra determinada. Fíjate no sólo en el número de manuales, y en su extensión y la de los pedales, sino en el estilo del órgano.

                 Si también estás tocando los preludios corales de Bach, te recomiendo leer “Cómo registrar los preludios corales de Bach”.

                Aunque se ha dicho que las obras para órgano de Bach suenan bien en cualquier clase de instrumento, probablemente yo no las tocaría en un órgano de genuino estilo Romántico (con sus excepciones, por supuesto). Tocaría allí piezas románticas y modernas, y reservaría las piezas de Bach para otro instrumento.

                Si tuvieses acceso a un órgano de grandes dimensiones, con frecuencia estarías tentado a emplear la mayor cantidad de registros, con el fin de tocar muy fuerte. Mas, tu preocupación no debe ser cuan fuerte suena el preludio y fuga, sino cuan claramente se escucha la polifonía. Recuerda que, incluso en un instrumento de 3 o 4 manuales, no necesariamente debes emplear todos los registros y acoplamientos. Muchas veces un coro puro de principales, sin acoplamientos,  e incluso sin mixtura alguna, pero con el Posaune 16’ en los pedales, sonará maravillosamente.

Si quisieras un tratamiento más completo y detallado de éste tema, con citas de fuentes contemporáneas,  recomiendo encarecidamente “La Registración de la Música de Órgano del Barroco”, de Barbara Owen.

A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita “Organ Practice Guide”.

¿O quisieras aprender a improvisar en el estilo de Bach? Entonces te sugiero que revises mi mini-curso de 9 días “Keyboard Prelude Improvisation”.

Es traducción del original fechado el 23/Octubre/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

Cual es la Duración Óptima de un Recital de Órgano

¿Has asistido a un recital de órgano que hubiese durado demasiado o a otro que fue muy breve? Yo sí. Para los organistas el tema de la duración es muy importante porque si presentasen un recital muy corto, los oyentes quedarán decepcionados, y si se extendiese demasiado, se aburrirán y desearán retirarse. Si te preguntas cual es la duración óptima de un recital, lee el presente artículo.

Hallo que la duración óptima de un recital, sin intermedio, debería ser alrededor de 60 minutos, incluyendo el tiempo dedicado a cambiar los registros. Sin embargo, la duración ideal de un recital depende de otros factores, tales como cuánto frío hace en el auditorio.

Si el recital se programa en temporada invernal y la iglesia carece de calefacción, probablemente será mejor hacerlo más breve de lo habitual, quizás de 30 a 45 minutos. De otro modo, la gente pudiera resfriarse durante tu ejecución. En cambio, si la edificación cuenta con calefaccíón durante todo el año, puedes llevar la duración a los 60 minutos habituales.

En los casos cuando el programa consiste de extensos ciclos tales como ClavierUbung, El Arte de la Fuga, 18 Grandes Preludios Corales o alguna otra colección de Bach u otros compositores, puedes programar una duración más extendida. Será aceptable porque los asistentes ya anticipan que el recital durará más.

Si el recital tuviese un intermedio, cada parte podría durar de 40 a 45 minutos, sin contar piezas de gratificación al final (encores). Es lo usual en las grandes salas de concierto.

La duración del recital no importa tanto cuando el organista es un artista de clase mundial. De todos modos el público no deseará que el artista cese de tocar, dado el caso, y uno o más encores son lo normal.

En general es mejor cuando el público desea escuchar más música que cuando se aburre. así que si tu programa durase poco menos de 60 minutos, estaría bien. No hay necesidad alguna de apretujar una o dos piezas extra cuando el programa está bien balanceado.

Recuerda también que si el público asistente a tu recital concurre frecuentemente a conciertos, estarán más habituados al formato de 60 minutos.

Personalmente planifico cerca de 50 minutos de pura música. Ello me concede cerca de 10 minutos para cambiar los registros entre las piezas.

Un importante asunto más a tener en cuenta es que si planeases disertar durante el recital, convendría moderar el tiempo de tus intervenciones para que el recital no resulte tan extenso.

Lo primordial aquí es esto: El tiempo de tus oyentes es tan precioso como el tuyo. No des recitales demasiado extensos.

A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita “Organ Practice Guide”.

O si realmente quisieras aprender a tocar cualquier obra para órgano, a primera vista, con fluidez y sin errores, y dedicando sólo 15 minutos al día, revisa mi curso maestro sistemático “Organ Sight-Reading

Es traducción del original fechado el 21/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

Cómo llegar a ser un organista exitoso

¿Quieres alcanzar el éxito como organista? Acá te presento 8 consejos para tu sesión de práctica, tus recitales y tu mercadeo profesional.

  1. Calidad de práctica: Procura practicar mejor de lo que lo hacen tus competidores. No te permitas cometer errores. Si cometieras un error, retrocede y corrígelo hasta que no puedas cometer el mismo error otra vez.
  2. Cantidad de práctica: Mientras más tiempo dediques a practicar, mejor. Si aspiras a ser el mejor en lo que haces, no puedes esperar lograrlo practicando sólo unos minutos al día.
  3. Práctica singular: Procura ser único en tu práctica del órgano. Compara tu práctica con otras áreas de tu vida y trata de ver si pudieras emplear técnicas similares en tu práctica.
  4. Recital singular: Cuando selecciones el programa para tu recital de órgano, siempre piensa primero en tus oyentes. Pregúntate qué hace a tu programa diferente de tantos otros y digno de ser escuchado.
  5. Calidad del recital: Tanto en la preparación como en la ejecución, debes esforzarte en minimizar los errores. Permanece concentrado en cada compás y no te permitas distraerte hasta que tu recital termine.
  6. Cantidad de recitales: Aunque tocar en 10 recitales sería un buen principio, necesitarás muchos más para ganar experiencia y hacerte experto. Trata de dar la mayor cantidad de recitales que puedas con el mismo programa, en diversos locales, durante el mismo año. Luego aprende un nuevo programa y vuelve a hacer lo mismo.
  7. Mercadeo singular: Emplea el mercadeo en redes sociales y el mercadeo de contenido para alcanzar una mayor presencia en la red.
  8. Mercadeo consistente: Piensa en el mercadeo como en cultivar una planta. No regarías tu planta tan solo una vez y enseguida olvidarte, ¿o sí? Por el contrario, le darías a tu planta toda tu atención con regularidad y perseverancia. Lo mismo se aplica en tu propio mercadeo como organista.

Pon en acción hoy mismo éstos consejos en tu práctica, en tus recitales y en tu propio mercadeo como organista. Con el tiempo, te afianzarán como un respetado experto y consolidarán tu liderazgo.

A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita “Organ Practice Guide”.

O si realmente quisieras aprender a tocar cualquier obra para órgano, a primera vista, con fluidez y sin errores, y dedicando sólo 15 minutos al día, revisa mi curso maestro sistemático “Organ Sight-Reading

Es traducción del original fechado el 27/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

Evitando tocar con errores en las obras para órgano de Bach.

He visto a mucha gente cometer errores serios al interpretar las obras para órgano de Bach. Si quieres evitarlos, revisa la siguiente lista:

  1. TRINOS: En la mayoría de las obras de Bach los trinos deben empezar en la nota auxiliar superior y tomar su valor del sonido efectivo. Sin embargo veo a muchos empezar desde el sonido efectivo y tomar su valor de la nota precedente, es decir, comienzan los trinos prematuramente. Una de las cosas que me ayuda a tocar los trinos correctamente es enfocarme permanentemente en el pulso y así es más fácil evitar los trinos prematuros.
  2. ARTICULACIÓN: Un tipo de toque que muchos trasladan del piano al órgano es el ligado (legato), el cual no es adecuado para la música que nos ocupa. La forma de tocar debe ser pareja y cantabile, mas deben definitivamente existir unos espacios mínimos entre las notas (salvo que el compositor indique lo contrario). Lo denominamos “ligado articulado”.
  3. PEDALIZACIÓN: Otro error importante es usar los talones en el pedalero al ejecutar obras de Bach. A muchos les resulta más fácil, pero ello produce un sonido ligado, el cual no es apto para éste tipo de música.
  4. PRÁCTICA: Si acostumbras tocar las obras de Bach de principio a fin, sin interrupción, te recomiendo que reconsideres éste método. La mejor forma sería detenerte donde te equivoques, regresar unos pocos compases y corregirlo, repitiéndolo varias veces. Tocar por fragmentos es a menudo más beneficioso que tocar sin interrupción.
  5. DIGITACIÓN: Muchos emplean la sustitución digital en obras de Bach, lo cual no recomiendo. Verás, la técnica de sustitución digital fue creada para obtener un toque ligado, el cual no es estilísticamente apropiado.
  6. SENTIR LA PULSACIÓN: He aquí un error grave: Sin sentir el pulso y la sucesión de tiempos fuertes y débiles, tu ejecución sonará pesada y carente de fluidez natural. Recomiendo acortar los tiempos débiles y prolongar los tiempos fuertes.
  7. SUSPENSIONES: Error muy frecuente. Incluso quien toca la pieza correctamente, toma pausas tras las suspensiones. Es decir, toca silencios de corchea tras notas empalmadas. La manera correcta de hacerlo es prolongar la primera nota y tocar la siguiente casi ligada.
  8. REGISTRO: Demasiados tocan las obras de forma libre de Bach (preludios, fugas, fantasías, tocatas) cambiando el registro a cada rato. En obras de forma libre (no aquellas basadas en corales), debe emplearse el Órgano Pleno, sea en uno o en más manuales (coro principal completo).

A propósito, voy a abrir 30 vacantes en mi nuevo “Bach Organ Mastery” (Nivel I), un programa de entrenamiento en video de 16 semanas. Cliquea aquí para recibir aviso anticipado, incluso antes que el resto de mi lista de suscriptores y clientes:

Bach Organ Mastery Level 1 Early Notification

Es traducción del original fechado en Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

Práctica y Ejecución del Órgano: Cómo tocar con Pasión.

¿Has estado alguna vez en un recital de órgano en el cual el (la) organista irradiaba pasión por su arte? Una experiencia así puede cambiar la vida de muchos oyentes. Un organista que sea apasionado respecto de su música puede abrir muchos ojos y atraer muchos nuevos aficionados del órgano. Entonces, ¿cómo puedes llegar a tocar con pasión? Sigue leyendo y recibirás mis consejos.

TOCA LO QUE DISFRUTES. Probablemente ésta es la regla más importante. Debieras ensayar, aprender, practicar, estudiar e interpretar aquellas piezas que te encanten. La vida es corta y hay tan poco tiempo en el día, que debes pensar cuidadosamente qué es lo que te gusta más y tocarlo.

Toca sólo música de calidad que haya superado la prueba del tiempo. Se ha compuesto tanta música para órgano en los últimos 30 años, y una significativa porción de ella es de baja calidad, especialmente en el campo de la música litúrgica. En general, cuando revises una pieza para órgano, fíjate si reúne todas las características de las composiciones de calidad: Armonía, melodía, integridad rítmica, diseño formal equilibrado, entre otras.

Naturalmente, si fueses un estudiante, o si tu experiencia en el órgano fuese incipiente, debieras familiarizarte con una amplia variedad de repertorio, para que tu formación sea completa. Mas incluso en éste caso, procura seleccionar piezas que sean meritorias.

DISFRUTA LO QUE TOCAS. He aquí la otra cara de la moneda. Tienes que amar lo que ensayes, aprendas, practiques, estudies e interpretes. De otro modo te será difícil ser honesto con ello y tu ejecución no será apasionada. Debes sinceramente tratar de hallar todas los aspectos artísticos destacados de la pieza y disfrutar por completo cada minuto que la toques.

Recuerda, practicar es un privilegio, como decía mi antigua profesora Pamela Ruiter-Feenstra. Por diversas razones, muchos amantes de la ejecución del órgano carecen de oportunidades de práctica, o bien su tiempo de práctica es muy limitado. Por consiguiente, si puedes sentarte a la banqueta del órgano y practicar, debes sentirlo como todo un privilegio. Cuando lo entiendas así, estarás agradecido de los momentos, breves o prolongados, que te sean concedidos ante la consola. Y definitivamente disfrutarás tales momentos.

Por supuesto, podrías preguntar: ¿y qué tal si tengo que tocar ésta pieza que no está entre mis favoritas? Verás: Siempre procura ver los aspectos de la pieza de los que puedas aprender algo. Pienso que cada pieza cuenta con elementos que  se pueden valorar.  Incluso si tuvieras que tocar una composición de escasa calidad, pregúntate: ¿Qué es lo que le resta calidad e interés a ésta pieza? Entonces puedes aprender de ello y procurar no incurrir en  las deficiencias de ésa composición cuando crees tu propia música. Sí, deberías componer música, estudiar composiciones reales y probarte en ello. Es entretenido y aprenderás muchísimo en el proceso.

Como puedes ver, la interpretación apasionada del órgano es consecuencia de tocar lo que disfrutes y disfrutar lo que toques. Entonces tu interpretación cambiará vidas.

      A propósito, ¿quieres aprender mis poderosas y especiales técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita en video “How to Master Any Organ Composition”.

      O si realmente quisieras desarrollar habilidades invencibles para tocar a primera vista, revisa mi “Organ Sight-Reading Master Course”. Completar el material de práctica de éste curso sólo tomará 15 minutos diarios, mas aprenderás a tocar a primera vista, y sin esfuerzo, cualquier pieza musical para órgano.

Es traducción del original fechado el 21/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt