Todas las entradas de: organeriamidi

¿Cómo accionar y soltar los pedales del órgano correctamente?

Es traducción. Publicado con el permiso del Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 23/Dic/2011.

      Tocar los pedales es quizás uno de los aspectos más emocionantes de ejecutar al órgano. Todos quieren comenzar a tocar esas llamativas y virtuosas líneas de pedal de la Tocata en Re Menor de Bach, un gran Preludio del estilo del norte germánico o el Vuelo del Abejorro. Mas, desde luego, no comenzamos a tocar los pedales con semejante música virtuosa.  Lo mantenemos muy simple al principio: Sólo unas pocas notas, largas y sostenidas, tocadas alternadamente con las puntas de los pies.

      Como con los teclados, lo primero que tienes que aprender al tocar los pedales es cómo accionar y soltar los pedales correctamente. Entonces, ¿cuál es la manera correcta de hacerlo? La manera normal de accionar los pedales es mediante un leve, veloz y preciso movimiento del tobillo. En éste caso el tobillo hace las veces de punto de apoyo.

      Al igual que con los teclados no despegues los pies del pedalero. Mantén los pies en contacto con el pedalero en todo momento. Esto es muy importante. Siempre siente la superficie de los pedales con tus pies. De hecho, la manera de sentarnos en la banqueta ya nos ayuda a hacerlo. La altura de la banqueta debe ajustarse de modo tal que los pies puedan rozar los pedales. Sin presionar, lógicamente, sino en leve contacto.

      Si levantas los pies de los pedales y los mantienes suspendidos en el aire, aparecerán un par de problemas. Primero, muy rápidamente sentirás algo de tensión en tus piernas. Fíjate, dejar que los pies estén relajados en contacto con los pedales es más fácil que levantarlos. En consecuencia, dicha tensión, surgida del movimiento incorrecto de la pierna, gradualmente empezará a formar un hábito y técnica incorrectos. Segundo, al igual que con los dedos, las liberaciones no serán claras y precisas, lo cual a su vez conducirá a la imprecisión de los ritmos en la música. Si en cambio mantienes el contacto de pies y pedales, coordinarás las liberaciones mucho más fácilmente. Tu técnica del pedal será mucho más precisa.

      Otro tema a tener presente es que el pedal debe accionarse con el lado interno del pie. Esto se consigue si mantenemos tanto los talones como las rodillas juntos. Para intervalos menores, de hasta una quinta, no tendrás problemas en tocar de ésta manera. Sin embargo, para intervalos grandes, de una octava y otros, no será posible mantener los talones juntos, aunque sí las rodillas.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

¿Cómo oprimir y soltar las teclas del órgano correctamente?

Publicado con el permiso del autor Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 23/Dic/2011

      Cuando doy lecciones a mis alumnos de órgano, uno de los aspectos más evidentes que detecto al instante es si oprimen y sueltan las teclas del modo apropiado. Si llegan al órgano habiendo tenido alguna experiencia tocando el piano, lógicamente intentan recrear la misma sensación en el órgano. El asunto es que, si bien el órgano y el piano tienen el mismo teclado (blancas y negras, algunas veces negras y blancas), su accionamiento y producción del sonido es intrínsecamente diferente.

      En el piano es muy natural levantar más los dedos y atacar las teclas con más impulso si quieres tocar más fuerte, o con menor impulso si quieres que el piano suene suavemente. Todo eso es innecesario en el órgano porque el instrumento no reacciona de la misma forma en que lo hace el piano. Por ejemplo, sea que toques más fuerte o más suave el órgano sonará igual. Esto no es del todo cierto en algunos casos, pero con el fin de no complicar las cosas demasiado al principio, quedémonos con la característica más obvia: La dinámica en él órgano se realiza de modo diferente que en el piano.

      Entonces, ¿cómo oprimes y sueltas las teclas del órgano correctamente? Bien, es muy simple: Con un movimiento claro y preciso oprime la tecla y mantenla oprimida hasta que tengas que soltarla. No hagas movimiento superfluo alguno con el brazo o con la mano mientras mantienes la tecla oprimida. Toda rotación que hagamos en el piano realmente no es requerida en el órgano.

      Desde luego debemos estar siempre atentos por si hubiese alguna tensión en los hombros o en los brazos, la mano, la muñeca, etc. Si hubiese alguna, solo trata de relajarlos. Respirar profundamente a conciencia, mientras se toca, ayuda a conseguirlo. Si quisieras soltar la tecla, no despegues el dedo de ella. Déjalo apoyarse y yacer sobre el teclado.

      Recuerda. Mientras menos movimientos hagas sobre el teclado, más precisa será tu ejecución. De ésta manera serás más capaz de controlar y coordinar la liberación de las teclas mucho mejor.

      Así que lo principal a tener presente es: MANTENER LOS DEDOS EN CONTACTO CON LAS TECLAS TODO EL TIEMPO.

      Si llegas al órgano desde el piano, será muy difícil hacer todo eso a la primera. Tendrás que fijarte constantemente en ello. No obstante, tras algunos meses de práctica correcta, formarás un buen hábito y más nunca tendrás que volver a pensar en eso de nuevo.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

¿Cuál tipo de calzado necesitas para tocar el órgano?

Publicado con el permiso del autor Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt 

Nota: Es traducción del original en inglés del 23/Dic/2011.

      A menudo me preguntan cuál es el tipo de calzado de órgano que se requiere para tocar los pedales. ¿Puedes tocar el órgano con tus zapatos  de vestir, unos de goma o los de trotar? ¿O quizás podríamos tocar los pedales sin ningún calzado en absoluto?

      Para un organista ésta pregunta es muy importante. El calzado correcto puede ayudarte a desarrollar una mejor técnica del pedal. Incluso en algunos casos el calzado puede determinar si se puede tocar una particular línea de pedaleo.

      El calzado de órgano correcto debería tener una punta bastante aguda, de modo que puedas tocar justo un pedal a la vez. Una punta muy ancha te produciría algunos problemas para tocar las notas correctas.

      Las suelas y los tacones deben ser de cuero, para que puedas deslizarte de pedal en pedal, si fuese necesario. Los tacones deben tener unos 3 cms. (1 ¼”) de alto para la técnica óptima de  punta/talón.

      Los zapatos femeninos con tira estrecha y hebilla son mejores. No es infrecuente que las organistas lleven tacones de más de 3 cms. para tocar el órgano. Existen numerosas historias acerca de famosas organistas francesas quienes pueden tocar virtuosas líneas de pedaleo con tacones altos y agudos.  Me resulta difícil de imaginar cómo pueden resolverlo.

      Sea que encargues calzado de órgano hecho profesionalmente o que tengas unos similares en el armario, NO TOQUES con tu calzado de vestir, ni los de goma, ni los de trotar. He visto a algunos usar sus zapatos de vestir para tocar, pero no lo recomiendo por las siguientes razones:

      Primero, es muy importante que la suciedad de la calle no se adhiera a los pedales. Puede incluso causar algún daño a la construcción o a la mecánica del pedalero.

      Segundo, si usas calzado de vestir común, el tacón pudiera no tener la altura correcta, lo cual a su vez pudiera ser causa de que tu técnica de pedal se desarrolle incorrectamente.

      Por cierto, sé de algunos organistas quienes tocan el órgano sin calzado alguno… Puede parecer extraño, pero emplean medias más gruesas de modo que sus pies no se congelen, especialmente en invierno. Alegan que el contacto directo con los pedales es lo mejor. Mas, en cambio, no pueden aprovechar el uso de los tacones, sin lo cual se dificulta mucho la técnica de punta/talón.

      De todos modos, es mejor que te quites tus zapatos de vestir y toques sin ellos, al menos hasta que halles el calzado correcto que usarás expresamente para tocar órgano.

      A menudo los organistas emplean calzado de ballet, el cual usualmente se presta bien para tocar los pedales.  Así que, ¿dónde puedes hallar el calzado de órgano correcto? Si quieres conseguir el calzado de órgano apropiado puedes darle un vistazo a éstos modelos para mujeres y hombres.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA: How to Master any Organ Composition, en la cual te mostraré mis pasos, técnicas y métodos  EXACTOS que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

¿Cómo sentarse correctamente en la banqueta del órgano?

Publicado con el permiso del autor Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt 

Es traducción del original en inglés del 23/Nov/2011.

      Debido a que el órgano tubular es el más complejo de todos los instrumentos musicales, es lógico que el arte de tocar el órgano sea también muy complejo. Es fácil para el principiante verse abrumado por la diversidad de detalles, tales como articulación, registro, notas correctas, ritmo, digitación y uso del pedalero. No obstante, lo primero que el organista incipiente debe hacer es aprender a asumir la postura correcta al sentarse en la banqueta del órgano.

      Así, ¿cómo se sienta uno en la banqueta? Nos sentamos a la mitad de la banqueta*, cuya altura debe ser tal que los pies rocen levemente el pedalero. Sin presionar los pedales, sólo acariciándolos.

      Ubica la banqueta en posición exactamente paralela a los teclados. He visto a gente ubicar la banqueta de modo tal que el lado izquierdo queda más lejos de los teclados que el lado derecho. Alegan que es más confortable así porque el pie derecho hace la mayor parte del trabajo con el pedal expresivo.  Eso no es correcto. Al ubicar la banqueta en ésa posición, cuando uno se sienta, el cuerpo  queda en posición desviada, no frontal, y es obligado a estirarse del lado izquierdo. Con el tiempo ésta forma de sentarse puede causar problemas de salud. Así que es mejor cuando la banqueta queda en forma paralela a los teclados.

      La distancia de la banqueta a los teclados debe ser tal que las puntas de los pies casi rocen los pedales bemolados. A propósito, esto es muy útil a la hora de tocar los pedales correctos. Si los pies rozan los bordes de los pedales  bemolados, se percibirá su disposición en grupos de dos y de tres. Los amplios espacios entre el Si bemol y el Do sostenido, y entre el Re sostenido y el Fa sostenido, indicarán dónde están exactamente los naturales Si y Do, Mi y Fa. Esto ayuda a familiarizarse con el pedalero.

      Al sentarte en la banqueta, trata de mantener enderezada la espalda, los hombros caídos y relajados, respira normalmente. Los brazos deben situarse cercanos al cuerpo. Sin embargo, no es infrecuente que la gente con alguna experiencia pianística mantenga un poco separados los brazos a los costados. Aunque ésta postura pueda funcionar en el piano, no es realmente correcta en el órgano. Es así porque muchas piezas para piano requieren amplios saltos para ambas manos. Por lo tanto los brazos pueden no permanecer cerca del cuerpo sino que deben alistarse para los saltos. Mas, en la música de órgano los saltos se hacen principalmente de un teclado a otro. En consecuencia, los codos deben permanecer próximos al cuerpo.

      A propósito, ¿quieres aprender sobre mis poderosas técnicas especiales que me ayudan a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Si es así, carga mi video Organ Practice Guide.

***Fin***

*Nota del Traductor: El Prof. Pinkevicius se refiere a sentarse en la mitad de la banqueta más cercana al órgano.

En busca de un término castellano para “Sampleset”

      El término “sampleset” no es de fácil traducción, mas nos hace falta hallarle un equivalente adecuado en nuestro idioma antes de que se haga tarde. La traducción literal “conjunto de muestreos” no satisface mucho como nombre. Pero veamos: Por su naturaleza el sampleset es una aplicación informática que contiene muestreos programados o sonidos grabados organizados digitalmente. En cuanto a su empleo sabemos que es el software que nos permite reproducir los sonidos del órgano original. ¿Usaríamos el término “emulación”? Podría ser. O bien, puesto que lo que obtenemos al instalar un sampleset es una copia de los sonidos del órgano patrón original, ¿no valdría llamarlo “software clon” o  “clon” simplemente? Así, diríamos, por ejemplo: “Instalé el clon de un órgano Silbermann”; o preguntaríamos: “¿Cuáles clones de órganos barrocos son los favoritos?” Requiere acostumbrarse, pero parecería un término adecuado. En los foros de la comunidad de organistas se suele identificar al clon con el nombre de la localidad del órgano original, así pues, se dice, “Velesovo”, “Menesterol”, “Zwolle”, etc, para denominar al clon específico.

Objeciones

No es lo mismo que un verdadero órgano de tubos.

Es cierto, no podría ser la misma experiencia, y tal vez no debería serlo. ¿Cómo reproducir intacta, en una sala de estar común o en la habitación de un estudiante, la experiencia estremecedora de los rugientes graves en fortissimo de un órgano de catedral?

Alcanzar el mayor realismo es la razón de ser del órgano virtual, ha sido una lucha de años, y cada vez se está más cerca.

Como anécdota vale citar que entre algunos entusiastas está de moda colocar debajo de sus banquetas unos dispositivos transductores electromecánicos (llamados adecuadamente “ass-kickers”), los cuales simulan las vibraciones y retumbos de un órgano de tubos, incluso cuando no se estén usando altavoces, sino auriculares. De éste modo cuando el absorto intérprete pedalea los pasajes graves más fieros de una partitura frenética (la Toccata de Gigout, por ejemplo), se pone a vibrar no sólo emotivamente, sino físicamente… Y proclaman quedar encantados con  tanto realismo.

El encendido del órgano virtual no es inmediato

Es correcto, el órgano será utilizable solo cuando su computador termine de arrancar. Es una pequeña desventaja, pero si consideramos que usamos los computadores para toda clase de asuntos, y aguardamos unos minutos por ellos para poder navegar en internet, comunicarnos, jugar o trabajar, también podremos esperar un poquito para hacer música.

¿Puedo comprar un órgano en el extranjero e importarlo?

Claro que sí, cualquiera que tenga las divisas puede traerse un órgano digital desde las fábricas o distribuidores; de hecho, el único recurso en Venezuela sería importarlos por cuenta propia, no hay comercios que lo hagan. En el rango más accesible de precios hay marcas como Nord, Hammond-Susuki, Roland y Yamaha. En una categoría más elevada se puede mencionar, en Norteamérica, a los fabricantes Rodgers Instruments, Allen Organ Co. y Compton Organs, entre otros; en Europa, Johannus, Viscount Classical Organs y Eminent. Estos no son órganos virtuales per se, pero teniendo puertos MIDI, pueden funcionar como tales.

El mercado secundario de órganos electrónicos en Venezuela, ¿una solución para la música clásico-litúrgica?

Cuando las condiciones económicas del país fueron más propicias, en los años 70 y 80, hubo un auge en la importación y ventas de órganos electrónicos, si bien estaban dirigidos al segmento de música popular. En ése entonces el órgano de uso doméstico fue objeto de gran receptividad, varias marcas de órgano reconocidas (Yamaha,  Wurlitzer, Thomas, Hammond, etc.) se disputaron el mercado y fueron muchísimos los hogares que lo incorporaron como un elemento de entretenimiento y de prestigio. Tres décadas después, esa huella permanece, a juzgar por un mercado remanente de órganos usados.

Nadie duda de que con tales órganos se puede hacer muy bella música. Pero en general no son aptos para una dedicación seria a la música clásico-litúrgica. El modelo típico de tales órganos es una consola tipo espineta con 2 teclados de 3 octavas y media y un pedalero de una octava (13 pedales). Esto los limita severamente para poder enfrentar adecuadamente una partitura clásica. Otro modelo más aceptable, pero difícil de encontrar y en extinción, es el que tiene 2 teclados de 5 octavas y un pedalero de 2 octavas (25 pedales), del tipo plano-radial. La mayoría de tales órganos son del tipo analógico, no digital, y trabajan con módulos de sonido sintetizado. Un técnico de órganos o en electrónica puede adaptarlos para que cada tecla, pedal y control envíe señales MIDI, y así convertirlos a órgano virtual.

Finalmente un aspecto no menos relevante es que el usuario actual de ésos órganos está afectado por la obsolescencia, la escasez de repuestos y la carencia de servicio técnico experto. Si se hallase un órgano, con 2 teclados completos de 5 octavas, en estado inservible e irreparable, podría aprovecharse la consola, desecharse toda la electrónica y los controles, conservar los teclados y el pedalero, y así reconstruirlo como un órgano virtual.