Archivo de la categoría: LECCIONES DE ÓRGANO

¿Deberías usar el metrónomo en tu práctica de órgano?

A todo organista le llega el momento de verse en dificultades para mantener un tempo estable durante su ejecución. Usualmente ésta situación se presenta con piezas que abundan en cambios de ritmo y figuras rítmicas. Hay organistas que consideran de valor emplear el metrónomo para ayudarse a mantener el tempo y ritmo correctos. En el presente artículo compartiré contigo mi postura acerca de cómo debería usarse el metrónomo.

Permíteme empezar diciendo que el metrónomo es una magnífica forma de constatar la indicación de tempo deseada. Por ejemplo, si no supieras el significado exacto de Andante, de Moderato o de Allegro, te convendría revisar las marcas del metrónomo para ése tempo. Así podrás saber la velocidad sugerida por el compositor o por el editor para la ejecución en concierto de la pieza.

Mas si lo que ocurre es que te hallaras luchando con tocar en el tempo, es mejor valerse de  técnicas y estrategias distintas al metrónomo para resolver el problema. El asunto es que si practicas con el metrónomo y estás constantemente oyendo sus golpes, no eres tú, sino el metrónomo el que dicta el tempo. En otras palabras, si sigues al metrónomo automáticamente, no estás aprendiendo a tocar en el tempo correcto. Más bien estás empleando éste dispositivo como una muleta. Míralo así: ¿Vamos a aprender a caminar valiéndonos de una muleta? Probablemente no. Es lo mismo con el metrónomo y con tu capacidad de mantener un tempo estable.

Si realmente quieres aprender a tocar en el tempo correcto, sin retrasarte ni acelerar intempestivamente, te conviene enfocar tu práctica de un modo distinto. Una de las mejores maneras que hallé, y que me ayudo a mí y a mis alumnos a tocar con un tempo estable, fue contar en voz alta los pulsos del compás. Por ejemplo, si el compás es 4/4, y las notas principales de la pieza son negras, pudieras contar “un, dos, tres, cuatro” al tiempo que tocas rítmicamente esos segmentos desafiantes.

Hasta que superes ése problema, es importante contar en voz alta y no mentalmente, puesto que mientras tocas y piensas en los pulsos, es fácil descarriarse con la música y olvidarse de contar. Así que oblígate a contar en voz alta.

Si hubiese muchas corcheas en la pieza, trata de subdividir los pulsos, así: “1 – y, 2 – y, 3 – y, 4 – y”. Análogamente, en el caso de semicorcheas, contar “1- e-y-a, 2-e-y-a, 3-e-y-a, 4-e-y-a” es una gran forma de mantener el tempo parejo. Contar en alta voz, y no mentalmente, también te permitirá percatarte mejor de si estás acelerando o desacelerando.

Si tuvieras problemas al encontrar un cambio entre semicorcheas y tresillos, regresa unos pocos compases y practica reiteradamente la conexión entre los episodios (siempre contando en voz alta). Esto te permitirá mantener el pulso estable cuando ocurra un cambio en las figuras rítmicas.

Usa el metrónomo para constatar el tempo correcto, pero no toques junto con el metrónomo. En su lugar, si estás batallando por mantener un tempo parejo, cuenta los pulsos en voz alta y subdivídelos. Ten presente éste consejo en tu próxima práctica.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA: “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

Es traducción del original fechado el 2/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

¿Cuál es la mejor perspectiva para aprender el repertorio del órgano?

Saber cómo abordar correctamente la práctica de una pieza de órgano es muy importante si deseas tener éxito en la ejecución del instrumento. Durante mucho tiempo, distintas escuelas del órgano tuvieron sus virtudes y desventajas y cada una tuvo sus seguidores, quienes luego transmitieron la tradición a sus discípulos. No obstante, lo que fue una gran tradición en los 60, no necesariamente sería válido para toda la música de órgano que se toca en la actualidad.  A continuación compartiré contigo mi opinión acerca de cuál es la mejor perspectiva para aprender el repertorio del órgano en nuestros días.

En los 60, e incluso antes, un organista podía adoptar un único estilo de ejecución y de aprendizaje y aplicarlo a todo su repertorio. Por ejemplo, los legendarios métodos de órgano de Dupré y Gleason, y de muchos otros, enseñaron por igual el estilo legato  en la ejecución del órgano.

Así, en aquellos días, si querías tocar obras de Buxtehude, Bach, Couperin, Liszt ó Franck, estarías tocándolo todo legato (con ciertas excepciones, naturalmente). La escuela legato de ejecución del órgano llegaría a ser muy sistemática y los organistas producirían resultados grandiosos.

Sin embargo ése tratamiento ya no está funcionando porque existe mucha información disponible relativa a las estilos (históricos y regionales) de la ejecución del instrumento. Dado que el repertorio es tan vasto y diverso (estilos nacionalistas, períodos históricos, etc.), pienso que debemos abordar cada estilo y escuela de modo distinto.

De otro modo nuestro estilo sería siempre el mismo sin discriminar si tocamos música de Frescobaldi, Bach, Buxtehude, Couperin, Mendelssohn, Schlick, Messiaen, Franck, Cabezón o cualquier otro compositor. En la actualidad los mejores métodos de órgano enseñan distintos estilos de ejecución.

Así que si te estás preguntando cuál es el mejor método de aprendizaje del órgano, debes considerar las distintas escuelas del órgano por separado y tomar lo que sea más conveniente para abordar una pieza dada. Dicho de otro modo, si estuvieras estudiando obras de Frescobaldi, trata de informarte acerca de los estilos de ejecución del Barroco Italiano, o del Barroco Germano Nórdico, en el caso de Buxtehude.

Las distintas escuelas nacionalistas e históricas tuvieron su propia visión acerca de asuntos como articulación, digitación, pedalización, registros, ornamentación, etc.

Los compositores influyeron en los organeros para que construyeran instrumentos específicos conformes a la región y la época. A su vez los organeros quisieron incluir innovaciones y ciertas características en sus instrumentos y los compositores supieron aprovechar tales novedades.

Nota que la escuela legato es aún muy válida respecto a la música Romántica y Moderna. Aun así, existe mucha diversidad y opciones en los diferentes estilos nacionalistas (alemán, francés, inglés, etc.).

Incorpora éstos consejos cuando estudies las obras de los distintos compositores de las variadas escuelas nacionalistas y periodos históricos. No lo toques todo con un único estilo, sino trata de recrear todos los detalles de estilo interpretativo, para que tu ejecución suene más auténtica.

A propósito, ¿quieres aprender mis técnicas especiales que me ayudaron a dominar cualquier pieza musical hasta 10 veces más rápido? Si es así, descarga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”.

O si realmente aspiras a desarrollar habilidades infalibles para tocar a primera vista, revisa mi Curso Maestro Sistemático Sobre Cómo Tocar a Primera Vista en el Órgano: “http://www.organduo.lt/coaching.html”.

Es traducción del original fechado el 3/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

¿Cómo desarrollar mayor rapidez en la técnica de pedal del órgano?

¿Alguna vez has observado la técnica de pedal de algún organista de talla mundial? Pareciera que pudiera tocar sin esfuerzo y durante horas, a máxima velocidad. ¿Cómo desarrollar la velocidad en tu técnica con el pedalero? En el presente artículo compartiré contigo 4 consejos que te ayudarán a alcanzar un nivel de destreza semejante.

  1. Toca escalas en el pedalero. El ejercicio simple más importante que el legendario organista francés Marcel Dupré empleaba, cuando estaba incapacitado para tocar los teclados debido a lesión de muñeca, eran las escalas en el pedalero. Practicar escalas en el pedalero, en todas las claves mayores y menores desarrollará la flexibilidad del tobillo, lo cual es el secreto para una técnica de pedal perfecta.
  2. Toca arpegios en el pedalero. Si deseas aún más beneficios, puedes ir un paso más allá. Toma una clave nueva, mayor y menor, a la semana, y toca arpegios sobre el acorde de tónica. Puedes también practicar arpegios sobre los acordes de 7ª. Dominante y 7ª. Disminuida, el cual se construye sobre el 7º. Grado de la escala (o 7ª. aumentada en la escala menor).
  3. Practica lentamente para lograr más velocidad. Aunque suena anti-intuitivo, es mejor adoptar un tempo lento con el cual puedas evitar errores y tocar con fluidez. Luego gradualmente podrás aumentar el tempo hasta alcanzar la velocidad deseada. No te fuerces a tocar más rápido, ya que debe ser un proceso natural: Tocarás más rápido cuando estés listo para ello.
  4. Corrige tus errores. Si cometes el error de presionar la nota equivocada o de tocar con un ritmo disparejo, entonces retrocede, ve más lento y toca correctamente al menos 3 veces consecutivas. De ésta manera construirás buenos hábitos de práctica.

En caso de que seas un principiante, es mejor posponer la práctica de escalas de pedalero para más adelante. Comienza más bien con algunos ejercicios fáciles de puntas de pie alternadas.

Emplea los anteriores ejercicios y consejos y empieza a perfeccionar tu técnica de pedal hoy mismo. Alcanzar un nivel tal que toques tus escalas con velocidad y sin esfuerzo, puede tomar meses de práctica, más te aseguro que muy pronto empezarás a ver tremendos cambios en tu técnica del pedal.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

Es traducción del original fechado el 31/Mayo/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

¿Cuál es el mejor modo de aprender una pieza de órgano nueva?

¿Primero los manuales o primero el pedal? ¿Te has frustrado porque no hallas el mejor modo de aprender una pieza de órgano nueva? Si aspiras a tener éxito en la ejecución del órgano, es importante que escojas un método de aprendizaje que sea tanto eficiente como fácil de implementar. En el presente artículo te enseñaré cuál es el mejor modo de aprender una nueva pieza de órgano.

Si buscas la respuesta rápida, es irrelevante si comienzas aprendiendo primero los manuales y luego el pedal o viceversa. Lo que realmente importa es que sigas los siguientes 4 simples pasos, los cuales harán de tu aprendizaje un proceso eficiente, veloz y agradable.

  1. Practica con un tempo lento. Resiste la tentación de tocar a tempo de concierto desde el principio. En lugar de ello escoge el tempo que te permita tocar con fluidez y sin cometer errores.
  2. Practica 1 voz, 2 voces, 3 voces, etc. A menos que se trate de una nueva pieza muy fácil de tocar a primera vista, no trates de tocar todas las voces desde un principio. Más bien aprende las voces aisladas y combínalas de a 2 y luego de a 3 antes de tocarlas todas juntas.
  3. Practica en fragmentos cortos. Es prudente no ceder a la tentación de tocar siempre una pieza de principio a fin. Más bien toma un fragmento de 4 compases, o menor, y domínalo.
  4. Corrige tus errores. No pases al fragmento que sigue a menos que puedas tocar la parte previa, a un tempo lento, sin errores de digitación, pedalización, ritmo, notas y articulación, al menos 3 veces consecutivas.

Aplica hoy mismo los 4 pasos anteriores cuando practiques tu música de órgano nueva. Éstas técnicas te ayudarán a desarrollar hábitos correctos de práctica. Si reiteradamente las incorporas en tu práctica diaria, tendrás mejores oportunidades de éxito en la ejecución del órgano.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

Es traducción del original fechado el 31/Mayo/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

Cómo Armonizar un Himno en 7 Fáciles Pasos.

      ¿Te gustaría ser capaz de componer acordes que combinen bien con tu himno favorito?  Para armonizarlo a 4 voces deberás conocer primero las reglas básicas de la armonía y de la conducción de voces. En el presente artículo te mostraré 7 pasos que pudieras seguir para la armonización a 4 voces de cualquier melodía sacra.

  1. Escribe la clave aguda en el pentagrama superior y la clave del bajo en el pentagrama inferior. Incorpora la armadura de la tonalidad y la métrica.
  2. Anota la melodía, con las plicas hacia arriba, en el pentagrama superior. Ésta será la voz soprano en tu armonización.
  3. Determina la tonalidad del himno. Fíjate en la armadura y en la última nota de la melodía. Normalmente la melodía acaba en la tónica (1ro, 3ro o 5to grado de la escala de la tonalidad base).
  4. Encuentra el punto de cesura (la pausa) y destácalo con una “v”. Habitualmente se le localiza tras los primeros 4 compases.
  5. Determina cuáles serán los mejores acordes para cada tiempo de la melodía. Escógelos de entre los 3 acordes más importantes: Tónica (una triada construida sobre el 1er. grado de la escala), Subdominante (triada construida sobre el 4to. Grado) o Dominante (tríada construida sobre el 5to. Grado). También puedes escogerlos de entre otros acordes que conozcas.
  6. En el pentagrama inferior escribe la línea del bajo sobre ésos acordes, con las plicas hacia abajo. Puedes mejorar un poco la fluidez de ésta línea empleando la 1ra. Inversión del acorde. Procura casi siempre un movimiento contrario a la línea del soprano.
  7. Escribe las 2 voces intermedias faltantes. Contralto en la clave aguda, con las plicas hacia abajo, y Tenor en la clave del bajo con las plicas hacia arriba. Guarda el desarrollo adecuado: Dejar estacionarias las notas comunes de los acordes y mover un tono las otras notas.

      Otra manera de conectar 2 acordes es el movimiento contrario con respecto al bajo. Aquí las voces se mueven hacia las notas más próximas del siguiente acorde. Evita el cruce de voces, intervalos consecutivos de unísonos, quintas y octavas y formar una quinta u octava en movimiento paralelo a partir del acorde previo. El mayor intervalo entre las 3 voces superiores es de una octava, mientras que la distancia entre bajo y tenor puede ser de una octava y media.

      Emplea hoy mismo los pasos anteriores para armonizar tu himno favorito. Una vez completada la armonización, recuerda tocarla al piano, teclado u órgano. Corrige todo error que halles en el camino. Puedes impresionar a tus amigos y familia tocando tu armonización para ellos.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

Es traducción del original fechado el 17/Mayo/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

8 Pasos para Arreglar una Canción para el Órgano.

      ¿Acaso tienes una canción favorita y quisieras poder tocarla en el órgano? Para lograrlo debes crear un arreglo para órgano, adaptando la canción a la textura del instrumento. En el presente artículo te mostraré 8 pasos para hacer un arreglo para órgano de una canción.

  1. Escribe la melodía de la canción en un pentagrama. Puedes basarte en una grabación de la canción o en la partitura original.
  2. Armoniza la canción a 4 voces, manteniendo la melodía en el soprano. Preserva las armonías y acordes originales o elabora tu propia armonización. Para ser capaz de armonizar una melodía, es requisito conocer los principios básicos de la armonía y de la conducción de voces.
  3. Para mayor variedad incorpora una figuración en el acompañamiento. La figuración puede ser melódica, o rítmica, o ambas. Buenos ejemplos de figuración pueden ser un arpegio, y un pasaje de escalas basadas en acordes. También puedes agregar melodías no afines al acorde, tales como melodías de paso diatónicas o cromáticas, notas vecinas, appogiaturas, etc.
  4. Coloca la melodía en el tenor. Un arreglo interesante tendría la melodía en la voz de tenor, tocada con la mano izquierda, mientras la derecha toca el soprano y contralto. El bajo quedará a cargo de los pedales.
  5. Anota la Introducción, los Interludios y la Conclusión. Puedes hacerlo basándote en el original o creándolos tú mismo. Tu arreglo estaría incompleto sin éstos elementos estructurales de la composición. Como antes, emplea las armonías originales o crea las tuyas propias.
  6. Anota los registros. Considera éste punto cuidadosamente y piensa en cuáles registros pueden resaltar mejor la melodía. Con la melodía en la mano derecha, lengüetas más suaves y combinaciones de registros y mutaciones sonarán muy bien. Para una melodía en la mano izquierda emplea una lengüeta. Resuelve el acompañamiento con registros más suaves, como las flautas.
  7. Agrega la dinámica. Una vez que la armonización, figuración, introducción, interludios y final están terminados, anota la dinámica apropiada. Ten en cuenta el punto culminante de la canción, el cual suele estar en el segmento más sonoro de la pieza.
  8. Anota el fraseo. Tu arreglo deberá tener también marcas del fraseo. Son las líneas que conectan varios compases en una frase. Usualmente los signos para el término de una frase son un signo de pausa (cesura), un silencio, una nota larga, repetición de figuras rítmicas, cambio en la textura, cambio en la dinámica, etc.

      Emplea los pasos anteriores para crear tu propio y único arreglo de una canción de tu elección.  Con certeza te divertirás y aprenderás muchas cosas en el proceso. Con el arreglo acabado, podrás impresionar a tus amigos y familia aprendiendo a tocarlo en el órgano.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

Es traducción del original fechado el 17/Mayo/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt

15 Pasos para que un Organista ascienda a Concertista Internacional.

      Muchos organistas sueñan con llegar a ser concertistas de nivel internacional. Quieren ser capaces de hacer giras mundiales y dar recitales en las más famosas catedrales y salas de concierto del mundo. Una carrera de organista tan exitosa brinda la posibilidad de tocar en órganos interesantes e importantes en muchos países, hallar nuevas audiencias y exhibir el propio virtuosismo ante muchos públicos. He aquí 15 consejos para ayudarte a convertirte en un organista de conciertos en el ámbito internacional.

  1. Comprométete con la práctica diaria del órgano. La práctica cotidiana e inteligente es vital en toda carrera de organista.
  2. Desarrolla una excelente técnica de digitación y de pedal. Éste es un paso crítico. Debes tener la capacidad de ejecutar cualquier proeza técnica que se halle en una composición.
  3. Domina un amplio repertorio. Aprende las piezas más importantes del Renacimiento, Barroco, Clasisismo, Romanticismo y del periodo Moderno, de las distintas escuelas nacionales de órgano.
  4. Participa en diversas academias internacionales de órgano y en clases magistrales. Ésto te ayudará a progresar en tu nivel artístico y técnico, probar nuevos instrumentos y aumentar sobremanera tus contactos.
  5. Si tu edad lo permite, participa en Certámenes locales e internacionales de órgano. Triunfar en una competencia internacional célebre es la vía más rápida hacia el éxito. Incluso si no ganases, la preparación y participación adecuadas te impulsarán hacia el siguiente nivel.
  6. Entra en contacto personal y profesional con organistas de clase mundial. Emplea las redes sociales para aumentar tus amistades en el universo del órgano.
  7. Piensa en cómo puedes distinguirte entre otros organistas. Esto es un punto crucial, dada la intensa competencia en el escenario internacional. Encuentra un ángulo que ayude a otros a percibirte a ti y a tus capacidades bajo una luz distintiva.
  8. Mercadéate a ti mismo como organista. Emplea Facebook, Twitter, YouTube, LinkedIn, y otras redes sociales para divulgar tus logros, actividades y compromisos profesionales. Sé cuidadoso de no incurrir en la propaganda intrusiva. Asegúrate de que tus intervenciones sean de valor para otros.
  9. Crea un portal personal en la web. Tu portal debe facilitarle a tus visitantes informarse acerca de ti.
  10. Graba videos y audios de tus interpretaciones. Tus mejores grabaciones darán testimonio de tu destreza.
  11. Prepara un programa singular y atrayente. Piensa en tu audiencia, en el instrumento y en los organizadores al escoger las piezas que compondrán el recital.
  12. Investiga y recaba una lista de posibles lugares y festivales para recitales de órgano. Localiza en la Internet las iglesias, catedrales y salas de concierto que ofrecen veladas de recitales de órgano.
  13. Redacta una propuesta de recital atractiva. Todo, desde el renglón del tema (un título), la presentación, el contenido del mensaje y una incitación a la acción es importante para cautivar el interés de tus lectores. Si fallas incluso en un solo detalle, es probable que tu mensaje acabe en el cesto de propaganda indeseada.
  14. Envía tu propuesta a tus contactos y a las veladas y festivales de recitales. Emplea tu lista recabada en #11 para esparcir tu mensaje.
  15. Repite los pasos previos tantas veces como quieras. El mercadeo y la promoción personal es una actividad pro-activa, de modo que mientras más consistente sea el esfuerzo que le dediques, mayores serán las probabilidades de éxito. No esperes recibir cuantiosas ofertas como respuesta a tu primera promoción. La gente necesita aprender a fiarse de tu credibilidad y entrar en confianza, lo cual toma tiempo y persistencia de tu parte.

      Hay mucho más con lo que te puedes ayudar para convertirte en un reconocido organista internacional. Más éstas son las principales acciones. Si bien puede tomar muchos meses completar todos los pasos satisfactoriamente, sí puedes comenzar a implementarlas hoy mismo.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

Es traducción. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 16/Mayo/2012

8 Consejos para Usar el Pedal Crescendo del Órgano.

      Muchos órganos modernos y eclécticos son equipados con un pedal Crescendo, el cual algunas veces es un dispositivo útil para generar dinámica en ciertos tipos de música de órgano, especialmente del periodo Romántico Alemán (Liszt, Reger, Rheinberger, Karg-Elert y otros). Algunas piezas contemporáneas son también propicias al uso del pedal Crescendo. Si bien se puede tocar tales piezas exitosamente sin recurrir al pedal Crescendo, saber cómo emplearlo puede ser de gran beneficio para el organista. El pedal Crescendo facilita los cambios de registro que el mismo organista pueda hacer sin un asistente. En el presente artículo, te daré 8 consejos sobre cómo usar el pedal Crescendo del órgano.

  1. Prepararse anticipadamente. Considerando que el empleo del pedal Crescendo es una nueva habilidad que un organista debe aprender, es mejor planear la sesión de práctica e incluir los ejercicios necesarios por adelantado. No recomiendo darlo por sentado durante un recital o una presentación pública.
  2. Practicar reiteradamente. Ubica en la partitura el lugar donde se va a emplear el pedal Crescendo y toca ésa parte repetidamente, en un tempo lento, para ganar automatismo y libertad.
  3. Imaginar el pedal Crescendo y practicarlo. Si el órgano no tuviese éste pedal, simula que está allí, pon el pie derecho en posición y acciónalo, donde corresponda, como si fuera real.
  4. Practica con ambos pies. Aunque se usa más frecuentemente el pie derecho, algunas veces surge la necesidad de accionar el pedal con el izquierdo. Depende de cual sea el pie que esté ocupado en un momento dado.
  5. Ajusta la pedalización. Si la línea del pedal lo permite, es buena idea anotar toda la pedalización para que sea ejecutada con el pie izquierdo, de manera que el pie derecho esté libre para activar el pedal Crescendo.
  6. Evita movimientos bruscos del pie. Cuando actives el pedal, trata de tener sensibilidad como para percibir cuánto movimiento debes imprimir, pues mientras más presión apliques, más contraste dinámico producirás.
  7. Procura un crescendo gradual durante un pasaje dado. Con frecuencia hay que hacer cambios de dinámica graduales cuando no existan cambios súbitos de textura en el transcurso de una pieza. Sin embargo, durante las pausas entre secciones, en conformidad con el deseo del compositor, a menudo se requieren contrastes del tipo FF-pp.
  8. Pedal Crescendo programable. Algunos órganos de mecanismo electro-neumático disponen de un pedal programable a voluntad del organista. Así, se puede programar la forma y el orden en que el pedal agrega o retira los registros, y obtener un crescendo y un diminuendo mucho más parejo.

      Si tu partitura requiere el empleo de un pedal Crescendo, válete de éstos consejos para incorporarlo en tu próxima sesión de práctica. Aprendiendo cómo accionar éste pedal, conseguirás un grado de libertad superior en la banqueta del órgano, y en muchos casos podrás prescindir de un asistente que haga los cambios de registros.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

Es traducción. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 11/Mayo/2012

21 Pasos para grabar un CD con tus interpretaciones al órgano.

Es traducción. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 5/Septiembre/2012

    Grabar un CD con tus interpretaciones al órgano podría ser un gran regalo para tu familia y amistades. Valorarán tu ejecución y atesorarán el obsequio durante muchos años por venir. Con el fin de completar el proyecto satisfactoriamente necesitarás conocer ciertos tópicos que son cruciales. En el presente artículo te daré 21 instrucciones para grabar un CD de tu música al órgano.

    Para grabar un CD, necesitarás completar los siguientes pasos:

  1. Decidir cuál órgano emplearás.
  2. Decidir cuáles piezas deseas incluir en la grabación.
  3. Practicar las piezas, e idealmente, memorizarlas.
  4. Dominarlas para poder tocarlas sin cometer errores.
  5. Coordinar con un ingeniero de sonido que grabe tu ejecución.
  6. Hallar un asistente que pase las páginas.
  7. Coordinar con el asistente, el ingeniero de sonido y la autoridad de la sede de modo que no haya distracciones durante la grabación.
  8. Concertar la afinación del órgano.
  9. Grabar al menos 3 versiones de cada pieza, sea total o parcialmente.
  10. Procurar que el ingeniero de sonido realice una grabación maestra de todas tus piezas.
  11. Analizar ése CD, detectar cuáles versiones te gustan más.
  12. Reunirte con el ingeniero de sonido para editar o conservar las versiones escogidas en el paso previo.
  13. Pagar los honorarios del ingeniero de sonido.
  14. Preparar el folleto del CD, sea que lo hagas tú mismo o alguien más. La información relevante será: Tu Curriculum Vitae, varias fotos de alta calidad de tu persona y del órgano, información acercas de las piezas y sus compositores, especificaciones técnicas del órgano y relación de los registros, si queda espacio.
  15. Editar y componer el folleto.
  16. Procurar que el ingeniero de sonido prepare un CD maestro para ti.
  17. Chequear reiteradamente el CD maestro para asegurarte de que esté libre de defectos.
  18. Hallar la firma que produzca el CD.
  19. Presentar tu material a la firma.
  20. Pagarle a la firma fabricante.
  21. Recoger el CD.

    Si estás planeando hacer tu mismo la grabación, omite el Paso 5. Ten presente que sólo las grabaciones profesionales contarán con un sonido de calidad superior. Un ingeniero de audio también podrá hacer la edición, borrar las partes defectuosas y contrastar las diferentes versiones de la misma pieza. Considera que tu proyecto de grabación representará una inversión significativa de tiempo, así que planifícalo conforme a ello.

 

    A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

Cómo tener éxito en tocar a primera vista en el órgano.

Es traducción. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 5/Agosto/2012

                Probablemente la mayoría de los organistas estará de acuerdo en que tocar a primera vista es una de sus habilidades más requeridas. Es una herramienta tan útil en nuestra profesión, ya que constantemente se nos presenta la necesidad de tocar a primera vista, sea como solistas, en la liturgia o acompañando coros, solistas o instrumentistas. Enfrentar una partitura desconocida y reconocer que está fuera de alcance es una de las peores sensaciones que un organista puede experimentar. Para ayudarte a adquirir ésta capacidad, te daré mis consejos personales acerca de cómo practicar el tocar a primera vista.

                Primero, creo en que ésta capacidad puede ser aprendida tanto como cualquier otra capacidad que requiramos. Algunos creen que sólo los genios pueden tocar cualquier cosa a primera vista. Todos hemos leído historias acerca de la proverbial habilidad de Bach para tocar partituras nuevas fácilmente. Sin embargo, tendemos a olvidar cuánto tuvieron que practicar, Bach y otros genios, para alcanzar tales cotas. De hecho, el mismo Bach una vez admitió que no es posible tocarlo todo a primera vista.

                Idealmente un gran músico debería ser capaz de tocar a primera vista composiciones de un nivel medio de dificultad, con facilidad y fluidez. Para lograrlo, tenemos que practicar específicamente el tocar a primera vista. Es una buena idea dedicar 15 minutos de cada sesión para eso.

                Pienso que a muchos les gusta tocar a primera vista. Les es muy placentero escuchar música nueva a diario. No obstante el éxito de su práctica depende de la velocidad de ejecución, el nivel de dificultad de la pieza y la atención al detalle. Allí es donde muchos fallan.

                Idealmente no deberíamos experimentar tensión ni estrés mientras tocamos a primera vista. Si aparecen, es porque nuestro tempo es muy rápido, o porque la dificultad de la pieza es alta, o ambos. Probablemente es mejor al principio tocar a primera vista música sencilla, con un tempo muy lento, sin cometer errores, que tocar en tempo de concierto, pero fallando sin cesar en cada compás.

                Si tocar a primera vista todas las voces fuese muy demandante, puedes intentar tocar voces separadas y combinaciones de voces. Por cierto, éste es el mismo método que empleo para aprender nuevas claves. Desde allí podemos adentrarnos en practicar música de notación abierta y reducciones orquestales.

                Localiza una colección de partituras de tu nivel, que te guste, y comienza a tocar a primera vista una página al día. Si practicas según las recomendaciones de arriba, teniendo presentes un tempo lento, el nivel de dificultad, la atención al detalle, voces aisladas, combinaciones de voces, te sorprenderás de cuánto se fortalecerá tu capacidad de tocar música nueva. Sólo requieres ser muy sistemático y apegarte al plan durante al menos varios meses.

       Si realmente quisieras desarrollar habilidades invencibles para tocar a primera vista, revisa mi “Organ Sight-Reading Master Course”. Completar el material de práctica de éste curso sólo tomará 15 minutos diarios, mas aprenderás a tocar a primera vista, y sin esfuerzo, cualquier pieza musical para órgano.