Cómo crear tu propio plan de práctica del órgano.

 Es traducción. Publicada con el permiso del autor Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 23/Dic/2011

      Debido a que el repertorio para órgano es tan vasto (la partitura más antigua conocida data del siglo XIV), pudiéramos vernos abrumados a veces por la variedad de composiciones, compositores, escuelas nacionales, tipos de composición y periodos históricos. En tal caso, nuestras aspiraciones podrían ser demasiado amplias por el momento: Un día quisiéramos tocar esto y al otro día aquello… Actuando así, pudiéramos incluso perder nuestra motivación para tocar el órgano en el largo plazo. No podemos alcanzar un desempeño de calidad tocando piezas distintas cada día. Lo que conseguimos actuando así es que logramos mejores habilidades en tocar a primera vista, pero nuestro nivel general no será tan alto como si creásemos un plan o rutina estrictos de práctica.

      Si quieres tener éxito en tocar el órgano, necesitas tener un plan. Tal como en cualquier otra actividad, tocar el órgano requiere pensar en nuestros objetivos, estrategias y tácticas para alcanzar un nivel superior.

      Entonces, ¿cómo creamos éste plan para nuestra práctica del órgano? Primero que nada, necesitamos pensar en nuestros objetivos. ¿En dónde queremos estar en 2 semanas, 6 meses, 1 año o 5 años, partiendo de ahora? ¿Queremos obtener un fundamento sólido para nuestra técnica? ¿O hallar un buen cargo de organista? O ser capaces de tocar una desafiante,  aunque emocionante, pieza de nuestra elección. O quizás prepararnos para nuestro recital de órgano. Puesto que todos somos diferentes, nuestras necesidades lo serán otro tanto. Mas, aún necesitamos pensar en nuestros objetivos.

      Cuando sabemos lo que queremos lograr de aquí a tantos meses, podemos empezar a pensar en nuestra estrategia para cumplirlo. Por ejemplo, pretendamos que quiero ser capaz de tocar la famosa Tocata y Fuga en re menor de Bach (o cualquier otra pieza) en 8 semanas. Para alcanzar tal objetivo, mi estrategia podría ser algo así: Necesitaría emplear 3 semanas en aprender la pieza, una semana memorizándola, y 4 semanas más perfeccionándola.

     Una vez tenga la estrategia a punto, puedo planificar la táctica también. Esto significaría que debo calcular cuánto tiempo y esfuerzo debo dedicar a aprender la pieza en 3 semanas. Puesto a que la partitura tiene 9 páginas, necesitaría aprender 3 páginas por semana, o media página diaria, para alcanzar mi meta.

      Entonces, ¿quisieras crear algo similar a eso para tu propia práctica del órgano? Prueba éste enfoque y tendrás una increíble lucidez en lo que requerirás hacer para lograr tu objetivo.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.