Cómo memorizar música de órgano más rápida y fácilmente.

 Es traducción. Publicada con el permiso del Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 23/Dic/2011

      ¿Alguna vez has tenido la sensación de que es muy difícil memorizar música? ¿Luchas con memorizar unos pocos compases y te atascas? O si memorizas algo, y luego tratas de aprender otra cosa, ya no puedes recordar lo primero. O intentas memorizar la pieza durante semanas, si no meses, y todavía no funciona. O crees que has memorizado algo y cuando llega el tiempo de tocarlo en público algo sucede y no puedes recordar la mayor parte de la pieza.

      Si es así, sé cómo te sientes. Fue incluso peor para mí: Temía tanto tocar una pieza de memoria que empecé a tener pesadillas con ello. No obstante todo cambió cuando me encontré con éste sencillo y fácil método, el cual, Marcel Dupre, el maestro organista y compositor francés, empleaba en sus lecciones.

      Dupre sugiere que dividamos la pieza en fragmentos de 4 compases. Luego la memorización se lleva a cabo como sigue: Primero aprende el compás 1. Sólo repítelo unas pocas veces en un tempo lento, quizás 5 veces mirando la partitura y 5 veces sin mirarla. Después aprende los compases 2, 3, y 4 de la misma forma. Siempre termina el fragmento en la primera nota del siguiente compás.

      Tras aprender los 4 compases separadamente, practica 2 compases por vez. Combina los compases 1 – 2, 2 – 3 y 3 – 4. Como antes, repítelos entre 5 y 10 veces. Posteriormente practica fragmentos de 3 compases: 1 – 2 – 3 y 2 – 3 – 4. Sólo entonces intenta dominar 1 – 2 – 3 – 4.

      Después toma otro fragmento de 4 compases y apréndelo de igual forma. Recuerda repetir el fragmento previo antes de aprender algo nuevo. Luego de aprender la pieza en ésa forma fragmentada, puedes combinar dos fragmentos y practicar 8 compases por vez.  Sigue con 16 compases y así sucesivamente.

      Naturalmente, éste método funciona muy bien no sólo para memorizar la música de órgano, sino también la de cualquier otro instrumento. No obstante no todos los pasajes tienen el mismo grado de dificultad. Algunos son más fáciles que otros. Por ejemplo, si intentas memorizar alguna fuga, notarás inmediatamente que hay lugares donde no todas las partes están presentes. Esto es especialmente cierto al principio de la pieza. Eso significa que necesitarás repetir los compases iniciales menor número de veces que aquellos con textura polifónica completa. Así que siempre debemos adaptarnos a la situación real.

      El método es tan potente, mas al mismo tiempo tan simple y fácil de implementar  que, si lo usas, notarás cuán rápido y fácil se tornará el proceso completo de aprendizaje. Los fragmentos se reunirán en grandes bloques muy fácilmente y conocerás toda la pieza a fondo.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.