¿Cómo accionar y soltar los pedales del órgano correctamente?

Es traducción. Publicado con el permiso del Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 23/Dic/2011.

      Tocar los pedales es quizás uno de los aspectos más emocionantes de ejecutar al órgano. Todos quieren comenzar a tocar esas llamativas y virtuosas líneas de pedal de la Tocata en Re Menor de Bach, un gran Preludio del estilo del norte germánico o el Vuelo del Abejorro. Mas, desde luego, no comenzamos a tocar los pedales con semejante música virtuosa.  Lo mantenemos muy simple al principio: Sólo unas pocas notas, largas y sostenidas, tocadas alternadamente con las puntas de los pies.

      Como con los teclados, lo primero que tienes que aprender al tocar los pedales es cómo accionar y soltar los pedales correctamente. Entonces, ¿cuál es la manera correcta de hacerlo? La manera normal de accionar los pedales es mediante un leve, veloz y preciso movimiento del tobillo. En éste caso el tobillo hace las veces de punto de apoyo.

      Al igual que con los teclados no despegues los pies del pedalero. Mantén los pies en contacto con el pedalero en todo momento. Esto es muy importante. Siempre siente la superficie de los pedales con tus pies. De hecho, la manera de sentarnos en la banqueta ya nos ayuda a hacerlo. La altura de la banqueta debe ajustarse de modo tal que los pies puedan rozar los pedales. Sin presionar, lógicamente, sino en leve contacto.

      Si levantas los pies de los pedales y los mantienes suspendidos en el aire, aparecerán un par de problemas. Primero, muy rápidamente sentirás algo de tensión en tus piernas. Fíjate, dejar que los pies estén relajados en contacto con los pedales es más fácil que levantarlos. En consecuencia, dicha tensión, surgida del movimiento incorrecto de la pierna, gradualmente empezará a formar un hábito y técnica incorrectos. Segundo, al igual que con los dedos, las liberaciones no serán claras y precisas, lo cual a su vez conducirá a la imprecisión de los ritmos en la música. Si en cambio mantienes el contacto de pies y pedales, coordinarás las liberaciones mucho más fácilmente. Tu técnica del pedal será mucho más precisa.

      Otro tema a tener presente es que el pedal debe accionarse con el lado interno del pie. Esto se consigue si mantenemos tanto los talones como las rodillas juntos. Para intervalos menores, de hasta una quinta, no tendrás problemas en tocar de ésta manera. Sin embargo, para intervalos grandes, de una octava y otros, no será posible mantener los talones juntos, aunque sí las rodillas.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.