Cómo retener la música de órgano en nuestra memoria de largo plazo en 11 simples pasos.

 Es traducción. Publicada con el permiso del Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 25/Dic/2011

      Son muchos los organistas quienes quieren ser capaces de tocar de memoria las más maravillosas composiciones para órgano. Ésta habilidad les hace conocer la partitura a un nivel mucho más profundo y les concede numerosas ventajas sobre los organistas que no se esfuerzan en memorizar su música. ¿En verdad es posible almacenar la música en nuestra memoria permanente de manera que podamos tocarla después de muchos meses? La respuesta es sí, y éste artículo te mostrará cómo hacerlo.

      Antes que nada debemos entender que una vez que memoricemos la pieza, debemos repetirla al siguiente día, pues de otro modo la olvidaremos rápidamente. ¿Qué es lo que conduce a memorizar la composición realmente? Podemos hacer una analogía con el aprendizaje de las palabras de un nuevo idioma. Sólo imagina que tuvieras que memorizar hoy cinco palabras nuevas de un idioma extranjero. ¿Cuántas veces tendrías que repetirlas para memorizarlas? Posiblemente 10 repeticiones por cada una sería suficiente para la mayoría de las personas. ¿Las recordarás mañana? No, a menos que las repitieras mañana, ¿no es así? Entonces, si las repitieras mañana 10 veces, ¿las recordarías permanentemente? No todavía.

      Debemos repetirlas unas 100 veces durante un largo periodo para ser capaces de recordarlas permanentemente. En otras palabras, repetirlas 10 veces las graba en nuestra memoria de corto plazo, mas si las repetimos 100 veces a lo largo de varios meses, entonces las tendremos grabadas en nuestra memoria de largo plazo.

      Volviendo al tema de tocar el órgano, podemos emplear un método similar. ¿Cómo pudieras hacer algo análogo para memorizar música y mantenerla en tu memoria de largo plazo? Emplearemos una estrategia especial de 11 pasos:

1)      Memoriza la partitura. Repítela 10 veces.

2)      Repítela tras 1 día 10 veces.

3)      Repítela tras 2 días 10 veces.

4)      Repítela tras 4 días 10 veces.

5)      Repítela tras 1 semana 10 veces.

6)      Repítela tras 2 semanas 10 veces

7)      Repítela tras 1 mes 10 veces.

8)      Repítela tras 2 meses 10 veces.

9)      Repítela tras 4 meses 10 veces.

10)   Repítela tras 6 meses 10 veces.

11)   Repítela tras 1 año 10 veces.

      Observa que la longitud de la pieza no es tan relevante como que la repitas esas tantas veces. No obstante, para principiantes te sugiero intentar con algo más corto. Al cabo de un año acumularás 110 repeticiones de la pieza y estará almacenada en tu memoria de largo plazo. Entonces puedes dejarla durante muchos meses, pero ya no la olvidarás.

      En todo caso, no quiero decir que sólo debas tocar ésa pieza durante un año. Naturalmente, toca y aprende otras composiciones, aquello es a manera de un experimento. Puedes memorizar más piezas, en la medida en que tengas tiempo.  Ahora inténtalo por tu cuenta y me gustaría saber si te sirvió. Ciertamente funcionó para mí.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.