¿Cómo tocar himnos en el órgano?

 Es traducción. Publicada con permiso del autor Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 6/Ene/2012

      El pilar de los deberes de todo organista de iglesia es tocar himnos. Si bien los solos de órgano pueden ser adecuados, e incluso requeridos durante los cultos, la mayor parte de la música interpretada en la iglesia consiste de himnos.  La ejecución de himnos cuenta con sus propias leyes, técnicas y tradiciones, con las cuales el organista debe familiarizarse para tocarlos apropiadamente. En el presente artículo te aconsejaré acerca de cómo se tocan los himnos en el órgano.

  • Escoge el tempo justo. Considerando que la interpretación de himnos involucra también el canto, el aspecto más importante acá es el tempo. Cuan bien escojas el tempo determinará el éxito de tu interpretación y la capacidad de la congregación de cantar con ímpetu. Aun habiendo muchas variables a considerar, la regla general es como sigue: Toca el himno en un tempo tal que puedas cantar cada frase en una sola inspiración, en voz alta y con vigor.
  • Toca una breve introducción (incipit). Es la norma presentar el himno antes de cantarlo. Puedes elaborar tu presentación en una de muchas maneras: Si el himno es corto, pudieras tocarlo entero una vez. Con himnos largos, pudieras querer tocar unas pocas frases (la segunda parte del himno; la primera y última frases, si armonizan juntas; crear una pequeña fuga derivada de la frase inicial, etc.). Lo que sea que hagas como presentación, tócala en el mismo tempo del himno y escoge un registro diferente (no necesariamente más tenue).
  • Toca los himnos ajustados al compás. Mantén siempre el tempo estable y no aceleres ni retardes. Empieza cada frase a tiempo. La gente se confundirá rápidamente si no siente el ritmo estable. Sugiero que siempre trates de estar apercibido de la métrica, y marca en voz alta el compás, si lo necesitas. Asímismo, mantener un tempo depende a menudo de cuán bien te preparaste y de cuán buenas son tus capacidades de tocar a primera vista. Recuérdalo y practica en consecuencia.
  • No corrijas tus equivocaciones. Si te equivocas, nunca trates de corregirlo durante una ejecución en público. Sólo sigue adelante, conservando el tempo, y olvídate del error.  De otro modo podrías volver a equivocarte sólo porque te quedas pensando en ello. Mantén tu mente enfocada en cada compás que vayas tocando. Ésta regla es válida para conciertos, como lo es para tocar himnos. Muchos de quienes te escuchen o canten no leen música. Así que probablemente no  adviertan cada nota errada (si no fuesen demasiadas, desde luego). No obstante, si tú mismo les muestras tus errores corrigiéndolos, y no conservando un tempo constante, entonces todo el mundo lo notará.
  • Emplea una buena articulación. Es importante tocar con una articulación clara porque ayuda a la congregación a apreciar mejor la armonía y la melodía del himno. Fíjate en la fecha del himno. Si fue compuesto antes del siglo XIX emplea el legato articulado, es decir, el toque común. Haz diminutas pausas entre cada nota y siente los tiempos o pulsos fuertes y débiles del compás. Articula más antes de los pulsos fuertes. No hagas las notas demasiado punteadas, sino conserva un estilo cantable. Por otra parte, si el himno fue compuesto en los siglos XVIII o XIX, la articulación usual es legato. Acorta las notas a la mitad sólo cuando veas notas repetidas y al final de las frases. Sin embargo, sea que toques de modo articulado o legato, trata de coordinar el soltado de la teclas, es decir, oprime y suelta las teclas de los  acordes simultáneamente.
  • El principio y final de las estrofas es importante. El final de la estrofa debe incitar a la congregación a cantar la siguiente. No debe haber confusión en cuanto a cuándo empieza la siguiente estrofa. Hazlo con cada estrofa. Con frecuencia suena mejor cuando agregas 2 pulsos extras al final de la métrica 4/4, o un compás entero tras la métrica ¾. Observa que el último pulso debe ser un silencio para permitir el tomar aire antes de reanudar el canto.
  • Si usas los pedales, no dobles el bajo en la mano izquierda. Ésta recomendación es muy importante si quieres desarrollar independencia de manos y pies. Para aquellos de nosotros que comenzamos a tocar el órgano tras un tiempo tocando el piano, la mano izquierda tiene la natural tendencia a tocar el bajo. Mas, si tocas himnos a cuatro partes y empleas pedales para la voz del bajo, toca el soprano y el contralto con la mano derecha y el tenor con la mano izquierda. Hay también otras configuraciones para tocar himnos, pero ésta es la más usual.
  • Piensa en el registro. Es prudente cambiar el registro en función del significado del texto de la estrofa específica. Para determinados textos el registro Órgano Pleno con Coro Principal y Mixturas funciona bien. Para otros experimenta con lengüetas o flautas. Asímismo, los textos delicados, gozosos, tristes o impetuosos requieren cada uno el adecuado registro.

      Si sigues éstas recomendaciones serás capaz de tocar con seguridad cualquier himno que quieras. La congregación estará mucho más ansiosa de cantar juntos cuando toques los himnos al compás, con buena articulación, registro, etc. La gente sabrá cuándo comenzar estrofas nuevas si terminas correctamente las previas. A su vez tendrán en mucha mayor estima tu ejecución del órgano y de los himnos.

      Si quieres conocer más sobre la ejecución de himnos, recomiendo sobremanera estudiar “Organ Technique, Modern and Early”, de George Ritchie y George Stauffer. Éste método tiene capítulos dedicados al tema de tocar himnos e incluye muchos ejercicios importantes. Otro gran recurso es “Art of Hymn Playing” de Charles E. Callahan. Contiene 250 presentaciones, Preludios, Acompañamientos Libres y Armonizaciones Alternas. Las piezas abarcan desde combinaciones a dos voces hasta las más complejas. Es considerada una guía progresiva hacia la ejecución de himnos.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.