¿Cómo valerse de los himnos para desarrollar independencia de manos? – Parte I

 Es traducción. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 25/Ene/2012

      Muchos organistas se afanan en ser capaces de tocar arduas composiciones polifónicas. Obras de grandes compositores tales como Bach, Buxtehude y otros, tienen muchas voces independientes, y muy frecuentemente, más de una en cada mano. Ser capaces de ejecutar ésas piezas con precisión y seguridad requiere buena independencia de manos. Un organista debe tener la habilidad de tocar, rítmica y melódicamente, partes independientes en diferentes manos. Muchos escogen tocar ejercicios especiales procedentes de varios métodos, lo cual obviamente es una buena manera de adquirir independencia de manos. No obstante, lo que no advierten es que la solución para avanzar en la adquisición de ésta habilidad es procurarla en los himnos que tocan cada Domingo. Hoy voy a compartir contigo mi enfoque de 6 pasos acerca de cómo valerse de los himnos para desarrollar independencia de manos.

  1. 1.       Toca las partes de soprano y bajo del himnario. ¿Tienes dificultades para tocar toda la textura de 4 partes de tus himnos? Si así fuese, toca sólo las partes extremas, una en cada mano. Eso debería ser lo suficientemente fácil para la mayoría. Si no, practica una parte por vez hasta que puedas tocar cada una de las voces  correctamente al menos 3 veces consecutivas. Cuando esto se te haga fácil, trata con ambas voces simultáneamente. Observa cuán bien suena el himno de ésta manera. Se debe a que el soprano y el bajo son precisamente las voces más importantes en ésta clase de música. El soprano es la voz mejor desarrollada melódicamente y el bajo proporciona el fundamento armónico.

 

  1. 2.       Toca las partes de soprano y bajo 2 contra 1. Cuando domines el paso 1, prueba agregando una nota extra en la línea del bajo empleando corcheas:

 dos por uno_1

               Si ves notas repetidas en el bajo , toca la nota inmediata superior o inferior:

 dos por uno_2

                 Si la frase progresa por notas adyacentes, puedes tocar terceras superiores si la melodía es ascendente:

 dos por uno_3

                 o inferiores si es  descendente:

 dos por uno_4

                 Si el bajo contiene saltos de una tercera, el modo más fácil es tocar notas intermedias adyacentes:

 dos por uno_5

                Como pudieras haber notado, la regla principal acá es arribar a la siguiente nota del bajo mediante las notas intermedias adyacentes, sea desde arriba o desde abajo.

 

  1. 3.       Toca las partes de soprano y bajo 3 contra 1. En ésta etapa emplearás tresillos de corcheas en el bajo. Las figuras melódicas pueden ser muy diferentes, mas, de nuevo, trata de arribar a la siguiente nota mediante notas intermedias adyacentes. Se pueden construir las líneas melódicas más agradables cuando el bajo se mueve en intervalos de cuartas.

 

  1. 4.       Toca las partes de soprano y bajo 4 contra 1. Una vez dominado el ejercicio previo, lo siguiente es agregar semicorcheas en el bajo por cada nota del soprano. Nuevamente las opciones de figuraciones melódicas son numerosas, mas trata de calcular cuántas notas intermedias adyacentes tendrías que tocar antes de la siguiente nota del bajo. En consecuencia, algunas veces el primer intervalo tendrá que ser un salto, pero los tres siguientes consistirán de notas adyacentes.

            A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.