Cual es la Duración Óptima de un Recital de Órgano

¿Has asistido a un recital de órgano que hubiese durado demasiado o a otro que fue muy breve? Yo sí. Para los organistas el tema de la duración es muy importante porque si presentasen un recital muy corto, los oyentes quedarán decepcionados, y si se extendiese demasiado, se aburrirán y desearán retirarse. Si te preguntas cual es la duración óptima de un recital, lee el presente artículo.

Hallo que la duración óptima de un recital, sin intermedio, debería ser alrededor de 60 minutos, incluyendo el tiempo dedicado a cambiar los registros. Sin embargo, la duración ideal de un recital depende de otros factores, tales como cuánto frío hace en el auditorio.

Si el recital se programa en temporada invernal y la iglesia carece de calefacción, probablemente será mejor hacerlo más breve de lo habitual, quizás de 30 a 45 minutos. De otro modo, la gente pudiera resfriarse durante tu ejecución. En cambio, si la edificación cuenta con calefaccíón durante todo el año, puedes llevar la duración a los 60 minutos habituales.

En los casos cuando el programa consiste de extensos ciclos tales como ClavierUbung, El Arte de la Fuga, 18 Grandes Preludios Corales o alguna otra colección de Bach u otros compositores, puedes programar una duración más extendida. Será aceptable porque los asistentes ya anticipan que el recital durará más.

Si el recital tuviese un intermedio, cada parte podría durar de 40 a 45 minutos, sin contar piezas de gratificación al final (encores). Es lo usual en las grandes salas de concierto.

La duración del recital no importa tanto cuando el organista es un artista de clase mundial. De todos modos el público no deseará que el artista cese de tocar, dado el caso, y uno o más encores son lo normal.

En general es mejor cuando el público desea escuchar más música que cuando se aburre. así que si tu programa durase poco menos de 60 minutos, estaría bien. No hay necesidad alguna de apretujar una o dos piezas extra cuando el programa está bien balanceado.

Recuerda también que si el público asistente a tu recital concurre frecuentemente a conciertos, estarán más habituados al formato de 60 minutos.

Personalmente planifico cerca de 50 minutos de pura música. Ello me concede cerca de 10 minutos para cambiar los registros entre las piezas.

Un importante asunto más a tener en cuenta es que si planeases disertar durante el recital, convendría moderar el tiempo de tus intervenciones para que el recital no resulte tan extenso.

Lo primordial aquí es esto: El tiempo de tus oyentes es tan precioso como el tuyo. No des recitales demasiado extensos.

A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita “Organ Practice Guide”.

O si realmente quisieras aprender a tocar cualquier obra para órgano, a primera vista, con fluidez y sin errores, y dedicando sólo 15 minutos al día, revisa mi curso maestro sistemático “Organ Sight-Reading

Es traducción del original fechado el 21/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt