Cuál es la vía más rápida para avanzar en la ejecución del órgano.

 Es traducción. Publicada con el permiso del Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 23/Dic/2011

      ¿Alguna vez piensas en cuánto tiempo tomará alcanzar el siguiente nivel en la ejecución del órgano?  Naturalmente, todos queremos avanzar lo más rápido posible. Queremos ser capaces de tocar aquellas piezas de virtuoso que escribieron maestros compositores tales como Widor, Vierné, Franck y otros. Ansiamos tener la habilidad de dominar las obras polifónicas principales de Bach y otros compositores barrocos.

      Así, ¿cuál es la vía más rápida para alcanzar ése nivel de competencia? La respuesta es simple: La práctica lenta, regular y persistente.

      Por práctica lenta quiero decir que debemos practicar las piezas en un tempo lento. Incluso las piezas de tempo veloz deben practicarse lentamente. El tempo se hará fácil si conoces la pieza cabalmente. Existen varias técnicas de práctica que ayudan a alcanzar un tempo rápido, mas generalizando, debemos asumir aquel tempo de práctica con el cual evitemos cometer errores.

      Además tenemos que practicar con regularidad. Por práctica regular quiero decir que idealmente debemos practicar a diario. No siempre tiene que ser 2 o más horas de práctica, pero trata de no saltar días. Incluso si sólo tuvieras 20 minutos disponibles, repite la práctica del día anterior y se hará un poco mejor cada vez que lo hagas.

      Se dice entre los organistas que, si fallamos en practicar un día, sólo nosotros lo notamos. Si fallamos en dos días, se darán cuenta nuestros amigos. Y si pasamos tres días sin practicar, todo el mundo lo notará.

      Finalmente, es importante que seamos persistentes en practicar. Por ejemplo, ¿qué hacemos cuando hallamos una parte complicada en la partitura y nos equivocamos?  Hay 3 opciones: (i) corregir los errores; (ii) tocar con errores, (iii) cambiar la pieza. Idealmente deberíamos esforzarnos con la opción (i), y eso a menudo requiere persistencia. Con frecuencia nos desalentamos ante los pasajes  intrincados.  No siempre vemos la solución con claridad. Mas, si persistimos, hallaremos la salida eventualmente. Por cierto, la opción (iii) pudiera ser una buena solución cuando la pieza es demasiado difícil para nuestra capacidad actual.

      Entonces, la manera más rápida de alcanzar un nivel mayor de ejecución al órgano requeriría práctica lenta, regular y persistente. Encarecidamente espero que estés practicando así.

      A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.