¿Dónde ubicar las manos al tocar solos de órgano en el pedalero?

Imagina que te sientas en la banqueta del órgano, y te propones tocar un solo de pedal, es decir, sin partes manuales. Esto podría darse en el caso de un segmento de una pieza real para órgano (tal como Tocata, Adagio y Fuga en Do mayor, BWV 564 de Bach), o una obra para pedal solo (Epílogo del Homenaje a Frescobaldi, de Langlais). Incluso pudiera ser una escala o arpegio en el pedal.

La cuestión es: ¿Dónde pones tus manos en ésa situación? Hay 3 maneras de hacerlo correctamente, según se enseña en los métodos de órgano:

1. Sobre la banqueta

2. A los lados del teclado inferior

3. Sobre tus rodillas

Con el primer método, tocas los pedales mientras te sujetas a la banqueta. De ésta manera mantienes el equilibrio de tu cuerpo ayudándote con las manos. También se te facilita pivotar hacia una nueva posición en el pedalero porque las manos te ayudan a impulsarte hacia la izquierda o derecha según se requiera. El problema de acostumbrarse a éste método es que tus manos no van a estar siempre lo bastante libres como para equilibrarte o impulsarte mientras tocas otras piezas. De hecho tus manos estarán bastante ocupadas  tocando las partes manuales de tus piezas para órgano.

Respecto a mantener las manos a los lados del teclado inferior, aquí también ellas ayudan con el equilibrio, pero aumenta el riesgo de tocar involuntariamente las teclas con las palmas (lo he constatado personalmente), lo cual puede producir mucho ruido, especialmente si estuvieses empleando una registración fuerte.

La tercera forma es dejar las manos sobre tus rodillas. Aunque tome quizás un par de semanas acostumbrarse a hacerlo, éste método te permite asegurarte de que estarás tocando con tus pies sin ayuda alguna de las manos. Entonces deberás emplear otras técnicas para cambiar de posición. He aquí mi método preferido de tocar los pedales. 

 A propósito, si quieres perfeccionar tu técnica del pedal, revisa mi “Pedal Virtuoso Master Course”, un programa de entrenamiento de 12 semanas para desarrollar una técnica de pedal impecable, y sólo practicando 15 minutos diarios de escalas y arpegios en todas las claves.

Es traducción del original fechado el 21/Noviembre/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt