¿Es extravagante tu ejecución al órgano?

Es importante que tu ejecución al órgano sea natural, porque una exagerada simplemente resulta distractiva y hasta cómica para el oyente. Además el estilo desmesurado tampoco favorece al intérprete. Incluso el instrumento puede resultar estropeado gravemente. En el presente artículo discutiremos las 5 señales más comunes de una ejecución tosca.

1) Tensión en el cuerpo. Cuando tu cuerpo está rígido, los hombros alzados, los dedos y muslos tensos, no puedes tocar de una manera natural. Tu música también suena tensa y tiesa. Cuando sientes tensión en tu cuerpo, se te hace difícil incluso respirar. No podemos relajarnos sin respirar y no podemos respirar sin relajarnos. La respiración natural y profunda es la clave para relajar todo el cuerpo.
2) Aplicar fuerza excesiva en el teclado. Veo a menudo a los organistas incurrir en éste error, el cual procede de sus antecedentes como pianistas. Sienten que mientras más fuerte deba sonar el órgano, más duro deben tocar al teclado, lo cual es absolutamente erróneo, e incluso puede estropear el mecanismo. La manera ideal es mantener un liviano toque “mezzo-piano”. La técnica que ayuda a tocar así es mantener siempre los dedos en contacto con las teclas.
3) Tocar muy fuerte los pedales. Cometen éste error los mismos quienes tocan los teclados con mucha fuerza. Brincan sobre los pedales y los patean con fuerza excesiva, lo cual dificulta controlar la liberación y articulación y puede también estropear el mecanismo.
4) Movimientos excesivos del cuerpo. Muchos músicos cometen ésta falta en ciertos momentos. Se inclinan o reclinan demasiado. No sugiero que el cuerpo deba permanecer tieso. Algo de movimiento está bien, pero demasiado balanceo pudiera restar equilibrio a la ejecución.
5) Demasiados acentos agógicos. Éste error es especialmente manifiesto cuando se toca una pieza breve imaginando que se trata de una gran sinfonía. Cuando la pieza es breve, es ilógico aplicar ritardandos y acccelerandos a cada rato. Además ciertos estilos musicales (antiguos) no admiten alteraciones anti-naturales del tempo.

Recuerda éstas señales de interpretación extravagante cuando practiques o toques hoy tus piezas. Emplea tu cuerpo con naturalidad, sin rigidez, pero sin movimientos superfluos. No golpees las teclas ni los pedales. Mantén los dedos y los pies en constante contacto con las teclas y pedales. Ésta técnica minimiza el esfuerzo y tu interpretación ganará en naturalidad.

      A propósito, ¿quieres aprender mis especiales y poderosas técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita en video “How to Master Any Organ Composition”.

      O si realmente quisieras desarrollar habilidades invencibles para tocar a primera vista, revisa mi “Organ Sight-Reading Master Course”. Completar el material de práctica de éste curso sólo tomará 15 minutos diarios, mas aprenderás a tocar a primera vista, y sin esfuerzo, cualquier pieza musical para órgano.

Es traducción del original fechado el 16/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt