Las 5 mejores colecciones de música barroca para órgano.

 Es traducción. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 4/Abr/2012

     Todo organista provisto de modestas habilidades técnicas enfrenta el problema de qué tocar y practicar. Muchas composiciones famosas quedan fuera de su alcance técnicamente y, otras que son breves y fáciles, pudieran resultar de escaso mérito musical. Si buscas una lista de composiciones barrocas de calidad y accesibles, has topado con el lugar correcto. En el presente artículo refiero 5 colecciones para órgano en las cuales podrás escoger material para tus prácticas.

  • ORGELBUCHLEIN, BWV 599 – 644, de Johann Sebastian Bach. Ésta es una colección maravillosa por muchas razones. No es fácil, pues la mayoría de sus 46 preludios corales son a 4 voces, incluyendo el pedal. No obstante, los desafíos técnicos son compensados por la brevedad de cada pieza – la mayor parte consta de una sola página. Son perfectas como preparación para preludios corales más extensos.
  • 44 CORALES PARA ÓRGANO de Johann Christoph Bach. Colección muy práctica y accesible de éste compositor integrante de la familia Bach. Los corales están escritos en forma de “fuga breve” con puntos de imitación. El pedal de la mayoría de las piezas es muy fácil, si bien puede tocarse también en el teclado. Muy recomendado para organistas de discretas habilidades técnicas.
  • PRELUDIOS CORALES de Johann Pachelbel. Excelentes obras por parte del compositor bávaro. Las composiciones muestran gran variedad de técnicas compositivas, principalmente imitación y “cantus firmus” con notas prolongadas en la voz soprano. La mayoría emplea 4 voces y muchas pueden tocarse sólo en los teclados.
  • CORALES DEL CLAVIERUBUNG de Johann Christoph Krebb. Una colección superlativa por parte de unos de los más famosos alumnos de J. S. Bach, la cual contiene 13 corales, cada uno escrito con el siguiente sistema: Un preludio (preámbulo), coral para manual obligado con melodía coral en una de las voces, armonización con el soprano, y bajo continuo. El bajo puede tocarse con pedales o sin ellos.
  • PARTITAS CORALES de Johann Pachelbel. Espléndidos conjuntos de variaciones con manual obligado de 2, 3 y 4 voces. Cada variación emplea una figuración melódica y rítmica de principio a fin. Muy prácticas y accesibles para organistas de modestos recursos técnicos. Además resultan perfectas para demostrar la variedad de registros y de sus combinaciones.

 

       Observa que la presente lista no presenta un orden de dificultad específico. Aunque éstas piezas exigen una técnica organística avanzada, pudieran no prestarse para la lectura a primera vista. Algunos organistas tendrán que practicarlas esforzadamente hasta dominarlas, mas son artísticamente bastante placenteras y valen la pena. También resultarán obras ideales para el culto y recitales.

          A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.