Práctica y Ejecución del Órgano: Cómo tocar con Pasión.

¿Has estado alguna vez en un recital de órgano en el cual el (la) organista irradiaba pasión por su arte? Una experiencia así puede cambiar la vida de muchos oyentes. Un organista que sea apasionado respecto de su música puede abrir muchos ojos y atraer muchos nuevos aficionados del órgano. Entonces, ¿cómo puedes llegar a tocar con pasión? Sigue leyendo y recibirás mis consejos.

TOCA LO QUE DISFRUTES. Probablemente ésta es la regla más importante. Debieras ensayar, aprender, practicar, estudiar e interpretar aquellas piezas que te encanten. La vida es corta y hay tan poco tiempo en el día, que debes pensar cuidadosamente qué es lo que te gusta más y tocarlo.

Toca sólo música de calidad que haya superado la prueba del tiempo. Se ha compuesto tanta música para órgano en los últimos 30 años, y una significativa porción de ella es de baja calidad, especialmente en el campo de la música litúrgica. En general, cuando revises una pieza para órgano, fíjate si reúne todas las características de las composiciones de calidad: Armonía, melodía, integridad rítmica, diseño formal equilibrado, entre otras.

Naturalmente, si fueses un estudiante, o si tu experiencia en el órgano fuese incipiente, debieras familiarizarte con una amplia variedad de repertorio, para que tu formación sea completa. Mas incluso en éste caso, procura seleccionar piezas que sean meritorias.

DISFRUTA LO QUE TOCAS. He aquí la otra cara de la moneda. Tienes que amar lo que ensayes, aprendas, practiques, estudies e interpretes. De otro modo te será difícil ser honesto con ello y tu ejecución no será apasionada. Debes sinceramente tratar de hallar todas los aspectos artísticos destacados de la pieza y disfrutar por completo cada minuto que la toques.

Recuerda, practicar es un privilegio, como decía mi antigua profesora Pamela Ruiter-Feenstra. Por diversas razones, muchos amantes de la ejecución del órgano carecen de oportunidades de práctica, o bien su tiempo de práctica es muy limitado. Por consiguiente, si puedes sentarte a la banqueta del órgano y practicar, debes sentirlo como todo un privilegio. Cuando lo entiendas así, estarás agradecido de los momentos, breves o prolongados, que te sean concedidos ante la consola. Y definitivamente disfrutarás tales momentos.

Por supuesto, podrías preguntar: ¿y qué tal si tengo que tocar ésta pieza que no está entre mis favoritas? Verás: Siempre procura ver los aspectos de la pieza de los que puedas aprender algo. Pienso que cada pieza cuenta con elementos que  se pueden valorar.  Incluso si tuvieras que tocar una composición de escasa calidad, pregúntate: ¿Qué es lo que le resta calidad e interés a ésta pieza? Entonces puedes aprender de ello y procurar no incurrir en  las deficiencias de ésa composición cuando crees tu propia música. Sí, deberías componer música, estudiar composiciones reales y probarte en ello. Es entretenido y aprenderás muchísimo en el proceso.

Como puedes ver, la interpretación apasionada del órgano es consecuencia de tocar lo que disfrutes y disfrutar lo que toques. Entonces tu interpretación cambiará vidas.

      A propósito, ¿quieres aprender mis poderosas y especiales técnicas que me ayudaron a dominar cualquier pieza de órgano hasta 10 veces más rápido? Descarga mi nueva guía gratuita en video “How to Master Any Organ Composition”.

      O si realmente quisieras desarrollar habilidades invencibles para tocar a primera vista, revisa mi “Organ Sight-Reading Master Course”. Completar el material de práctica de éste curso sólo tomará 15 minutos diarios, mas aprenderás a tocar a primera vista, y sin esfuerzo, cualquier pieza musical para órgano.

Es traducción del original fechado el 21/Junio/2012. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt