Grapenthin: Seleccionando los Registros del Órgano

Seleccionando los Registros del Órgano

Por Ina Grapenthin

Traducción libre de R. Chacón (31-Mar-2013)

                  Los organistas principiantes me solicitan a menudo sugerencias sobre cómo emplear los registros. Éste es un tema complejo de discurrir, debido a que la “correcta” selección de los registros, para una composición dada, depende de dos aspectos: 1ro: La clase de sonidos apropiados para esa composición en particular; 2do: La comprensión que tenga el organista acerca de cómo funciona el instrumento para producir ésos sonidos.

                Mucho del léxico empleado en el tema de registrar resulta confuso hasta que se entiende que se refiere al modo como se generan los sonidos en un órgano de tubos. Dicho léxico es siempre el mismo, sea que se esté tocando un instrumento de tubos o uno electrónico. Un buen ejemplo de ello es la manera como se expresa la altura o tesitura de los registros:

Tesitura

                El nivel de la tesitura de un registro en particular se indica mediante un número derivado de la longitud física del tubo más largo (cuya nota es la más baja) en la hilera de tubos controlada por dicho registro. Una hilera es una fila de tubos considerada como una unidad. Por ejemplo, un registro marcado 8’controla una fila de tubos en la cual el tubo más largo es de 8 pies de longitud.

                Un registro de 8’ siempre suena al nivel de un concierto o un piano. Un registro de 4’ suena una octava arriba, uno de 2’ lo hace a dos octavas arriba y, el de 1’, tres octavas arriba. Inversamente, un registro de 16’ suena una octava abajo y así sucesivamente.

Mutaciones

                Los registros señalados por números que incluyen fracciones (2 2/3’, 1 3/5’, 1 1/3’) se conocen como mutaciones. Cuando se emplea un registro de mutación, no se escuchan octavas. Al sacar un registro de 2 2/3’ y tocar la nota Do, por ejemplo, se escuchará la nota Do más una octava y una quinta arriba. Un registro de 1 3/5’ produciría un Do más el Mi3 (2 octavas y un tercio superior). Un registro de 1 1/3’ produce el Do más el Sol3 (dos octavas y un quinto arriba).

                Es necesario combinar registros de mutaciones con registros de 8’ para revelar sus colores tímbricos. Por ejemplo, se puede crear un sonido de clarinete sacando un registro Flauta 8’  combinado con el registro 2  2/3’.

                Algunos registros solistas combinan octavas y mutaciones en sí mismos. Si el órgano trae un registro llamado Corneta, éste combina Flauta 8’, 4’ y 2’ con las mutaciones 2 2/3’ y 1 3/5’. Su sonido se emplea en muchas obras barrocas y contemporáneas.

Mixturas

                Un número romano en un registro indica que éste produce un sonido compuesto de dos (II) y hasta siete (VII) hileras de tubos. Las mixturas no se emplean solas, dado que son cúmulos de tesituras altas (octavas, terceras y quintas). Su propósito es agregar brillo a los principales de 8’, 4’ y 2’, así como claridad a las voces individuales de la música de contrapunto, tal como en las fugas de Bach.  Son únicas porque suenan en paralelo a cada octava a medida que se recorre el teclado. Se derivan de la familia de los Principales.

Principales

                Los registros o juegos Principales de un órgano eclesiástico contienen los colores tímbricos que definen los sonidos característicos del órgano y no imitan los de ningún instrumento orquestal. Pueden estar identificados como “Principal”, “Diapason” o “Montre” e incluyen algunos registros denominados con las palabras “Octava” o “Bass”. Los sonidos del Principal se emplean a menudo para los himnos y la liturgia y al respecto conviene familiarizarse con el Coro Principal del instrumento. A su vez un coro es un grupo de registros diseñados para emplearse juntos como un sonido integrado. He aquí un ejemplo de un Coro Principal típico: Principal 8’ + Octava 8’ + Super Octava 2’ + Mixture VIII.

Consejos para emplear los Principales: Para acompañar el canto de la congregación recuérdese que ésta canta a la tesitura de 8’. Para guiar, y permitir que la congregación escuche, es prudente emplear al menos el 4’ además del 8’. Los Principales 8’, 4’ y 2’ deben acompañarse con el mismo timbre en el pedalero a 16’, 8’ y 4’ (la voz del pedal tiende a desvanecerse a menos que se emplee un 16’). Cuando el instrumento tenga un Gemshorn 8’, puede emplearse éste registro en lugar del Principal 8’ para aclarar el sonido del Coro Principal –efecto útil en la música contrapuntística.

Flautas

                Las flautas se dividen en dos categorías principales: “Abiertas” y “Tapadas”. Éstos términos se refieren simplemente a los tipos de tubos que generan el sonido. Tienen diversidad de nombres, tales como Gedackt y Bourdon (el más común), e incluyen todo nombre terminado en “flote” (una derivación alemana) o que empiece con “flute” (una derivación francesa). Un verdadero caza-bobos es el “Diapasón Tapado”, el cual no es en absoluto un Diapasón, sino una flauta tapada.

Consejos para emplear las Flautas: Para un efecto redondo, lleno, en himnos finales e himnos majestuosos, inténtese combinar sonidos de Flautas con los Principales. Si no se tuviese el registro Gemshorn 8’ mencionado antes, podrá aclararse el sonido del Coro Principal mediante un registro  Flauta 8’ en el teclado principal.

                Las flautas pueden acompañar al coro o a un solista y pueden también emplearse como registros solistas (separadas o agrupadas). ¿Por qué no probar una Flauta 4’ como voz solista? Muchas piezas barrocas para los teclados y composiciones neo-barrocas emplean la combinación Flauta 8’ + 2’ o Flauta 8’ + 1’ para los pasajes ágiles. Experiméntese con los juegos de Flauta. Agregar una Flauta 8’ a una Lengüeta 8’ puede darle a ésta una calidad de trompa, mientras que una Flauta 4’ además de la Lengüeta 8’ ejercen un efecto plañidero.

Gambas

                Pese a que se lo pueda suponer, los registros de Gambas (“Strings”, cuerdas en inglés) no pretenden imitar verdaderas cuerdas de la orquesta. Generalmente se las halla en el teclado expresivo y tienen nombres tales como Violas, Violas Celestes, Violene, Salicional (el más común) y Gamba. La palabra “Celeste” en el nombre de un registro denota que hay dos filas de tubos sonando simultáneamente, ligeramente desafinados (hacia el sostenido), lo cual tiene un efecto ondulante.

Consejos para emplear las Gambas: Pueden emplearse como música de fondo durante la comunión o como acompañantes de las Flautas. Gamba y Salicional pueden sonar individualmente o, usadas como dúo pueden producir un efecto de Celeste. Debido al efecto vibrato de un Celeste, éste registro no es una elección acertada para acompañar el canto.

Lengüetas

                Las Lengüetas fueron la última de las familias tímbricas en aparecer en el órgano y datan de cerca del siglo XVI. Su nombre es engañoso debido a que los registros de Lengüeta incluyen algunos sonidos  (como la trompeta) que se encuentran entre los bronces antes que en la sección de maderas de una orquesta. Algunas lengüetas solistas comunes son el Oboe (Hautbois), Krumhorn y Schalmei. El Oboe tiene un sonido áspero y nasal y a menudo es la única Lengüeta disponible en un instrumento pequeño. El Krumnhorn es el registro más empleado para llevar el “cantus firmus” de un preludio coral. El Schalmei, usualmente a 4’ en la división Pedalero del órgano, se emplea para melodías solistas tocadas con los pies. El Posaune y el Bombarde en el pedalero proveen soporte al conjunto estando al pleno, incluso con los acopladores activados.

                Si bien los tubos de la mayoría de los registros de Lengüeta se montan verticalmente, en algunos instrumentos se incorporan un grupo de Lengüetas llamadas “Trompette en Chamade”. En un instrumento de tubos son montados “en chamade”, es decir, en posición horizontal, para permitir que el sonido se propague por todo el auditorio sin la interferencia de los otros tubos o de las persianas. Se emplearía éste registro durante himnos finales majestuosos o para una fanfarria de trompetas.

Consejos para emplear las Lengüetas: Sumar el Schalmei a los Principales puede hacer refulgir y aclarar la voz del pedal en una fuga. Un Fagot 16’, otra Lengüeta liviana del pedal, también puede ayudar a mantener los pasajes de pedal diáfanos y limpios. El Bassoon 16’, Trompette 8’ y Clarion 4’ resultan agradables empleados, sea en grupo, sea como registros solistas. Los tres juntos producen un imponente efecto de fanfarria. Empleados como solistas, pruébeselos en distintas tesituras: El Bassoon 16’ una octava arriba, o el Clarion 4’ o la Trompette 8’ una octava abajo. Acompáñeselos con Flautas.

Recursos

                Es obvio que en una exposición elemental sobre el arte de registrar, como la presente, sólo se puede exponer una mínima iniciación. Para aprender más, y descubrir el gran placer creativo que un músico puede obtener interpretando música con los colores tímbricos del órgano, se puede recomendar las siguientes lecturas:

Organ Registration: In Theory and Practice, por Harold E. Geer, publicado por Carl Fisher, Glen Rock, NY. 1951.

Dictionary of Pipe Organ Stops, por Steven Irwin, publicado por G. Schirmer, NY, 1965.

The Organ, por William Summer, publicado por MacDonald, London, England, 1964.

Acerca de la Autora

La Dra. Ina Grapenthin, oriunda de Reading, PA, es conocida por su erudición acerca del órgano, como artista concertista y escritora. Tiene un título de Bachiller en Música en Educación Musical del Colegio Universitario de Música de Ithaca, una Maestría en Órgano y Música Sacra de la Universidad de Michigan y una Maestría en Educación y el Doctorado de Educación de la Universidad de Columbia en New York. La Dra. Grapenthin también asistió al Conservatorio Oberlin y obtuvo un Certificado de Ejecución del Hoch Schule fur Musik en Berlín, Alemania. Ha estudiado con los destacados organistas Michael Schneider en la Hoch Schule fur Musik, Robert Clarke en la Universidad d Michigan, Frederik Swann en la Iglesia Riverside de New York y pedagogía con Robert Pace en la Universidad de Columbia.

La Dra. Grapnthin ha sido Profesora de Música en la Universidad de Kutztown desde 1978. Durante su permanencia en la Universidad desarrolló la Academia Kutztown para Organistas Eclesiásticos y ha dirigido talleres para organistas eclesiásticos internacionalmente. La Dra. Grapenthin fue Directora de Música y Organista en iglesias desde la edad de 11 años y actualmente presta servicios en la Iglesia Luterana San Juan, Kutztown, PA. También enseña Música para Educación Elemental, Privada y Clases de Piano, Conceptos Básicos e Introducción a Técnicas de la Música y Música Británica.

Ina es una habitual contribuyente a Crescendo y Ensamble, publicaciones para músicos eclesiásticos. En Agosto de 2000 su artículo acerca de la importancia de la música en la vida de los niños, titulado Música para el Cerebro, apareció en Revista PA Central. Es la autora del libro “El Sr. Ratón descubre la Magia de la Música”, y de un curriculum pre-escolar que ella implementa en la Academia de Música de Pensilvania en Lancaster, PA. Recientemente salió a la luz su CD de órgano titulado “Prestant”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.