Archivo de la etiqueta: el órgano

Diferencias entre el toque del piano y del órgano

 Es traducción. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 6/Mar/2012

      Si bien el órgano y el piano comparten el mismo orden de las teclas en el teclado, existen más diferencias que afinidades entre ellos en términos del toque. Para los organistas en potencia que tengan previa experiencia con el piano, es importante reconocer y percibir ésas diferencias. Entender la distinta sensación física al pulsar las teclas del piano y del órgano es vital para una adaptación exitosa al órgano. Debido a tales diferencias, los pianistas que desean iniciarse en el órgano deben aproximarse al instrumento, y tocar las teclas, de una manera muy distinta a como lo harían en el piano. En el presente artículo presento las cuatro diferencias principales en el toque entre el órgano y el piano.

El sonido del órgano no se extingue. Debido al mecanismo de martillos, el sonido producido por las cuerdas del piano empieza a debilitarse tan pronto como las cuerdas son percutidas. Por su parte, el sonido del órgano puede durar indefinidamente en la medida en que la tecla permanezca pulsada y haya un flujo constante de aire en el secreto. Decía Stravinsky, uno de los compositores destacados del siglo XX: “El monstruo nunca respira”.

La dinámica del órgano no se maneja mediante el toque. Mientras que en el piano la dinámica se genera tocando con mayor o menor fuerza, el sonido del órgano se intensifica o se reduce mediante otros recursos. La posibilidad más obvia es emplear diversas combinaciones de registros. Además muchos órganos disponen de un compartimiento cerrado provisto de persianas que son activadas por el pedal expresivo. De éste modo, abrir o cerrar las persianas aumenta o disminuye, respectivamente,  el volumen del sonido del órgano.

Los órganos de tracción mecánica presentan un punto de quiebre. A diferencia del piano, los órganos de tracción mecánica tienen un punto de quiebre en la resistencia que ofrece una tecla al ser pulsada, el cual se origina cuando el aire presurizado ingresa súbitamente al tubo. A medida que se oprime cada tecla,  y al llegar a un punto determinado, las válvulas que están bajo los tubos se abren súbitamente. Ésta acción produce una especie sonido de escupitajo en el tubo.

La precisa pulsación y soltado de la tecla son más importantes en el órgano. Dado que el sonido del órgano puede durar indefinidamente, los organistas deben ser muy cuidadosos en coordinar la pulsación y liberación de las teclas y pedales. Las teclas de las notas que deben sonar juntas deben ser pulsadas con precisión absoluta. Por otra parte, en la música polifónica, las notas cuya duración sea disímil, deben soltarse exactamente en el momento justo.

Todo organista debe entender las diferencias básicas de toque entre el piano y el órgano y tratar de tocar éste instrumento con un enfoque distinto. Lo mejor es no emplear la fuerza en el órgano y pulsar y soltar las teclas con precisión.

Si tienes experiencia previa al piano, y tratas de tocar el órgano, un gran recurso es “Técnica del Órgano: Moderna y Antigua”, de George Ritchie y George Stauffer.

       También puedes cargar mi guía en video GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré mis pasos, técnicas y métodos EXACTOS que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.