Archivo de la etiqueta: Vidas Pinkevicius

Cómo leer los 3 pentagramas de una partitura para órgano en 3 fáciles pasos.

 Es traducción. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 9/Mar/2012

      Los organistas principiantes usualmente luchan para leer los 3 pentagramas de las partituras para órgano. Aunque pudieran tener alguna experiencia leyendo las partituras para piano con 2 pentagramas, la adición de un pentagrama más para los pedales pareciera una tarea intimidante. No sólo carecen de la pericia técnica para tocar las notas correctas en el pedalero, sino que deben enfrentar el hábito de su mano izquierda de tocar la voz inferior. Muchos prospectos de organistas se frustran con éstas dificultades y renuncian al órgano. Afortunadamente, hay un modo más simple de tocar los 3 pentagramas que te simplificará ésta tarea.

      Empieza practicando la 1ª. voz. Recordemos que  leer dos voces en el piano también nos era difícil al principio. Por lo tanto sugiero que practiques una voz por vez. Al tomar una nueva composición para órgano, no intentes tocar toda la partitura con pedales, sino toca la mano derecha primero, luego la mano izquierda y finalmente domina la parte del pedal, la cual será la parte más difícil.

      Luego practica 2 voces. Cuando puedas tocar los solos correctamente al menos 3 veces consecutivas, sin dudas ni interrupciones junta 2 voces y practícalas. Puedes hacerlo con las siguientes configuraciones: (i) Mano Derecha con Mano Izquierda; (ii) Mano Derecha con Pedal y (iii) Mano Izquierda con Pedal. Al igual que en el paso previo, trata de lograr cierta fluidez y toca cada configuración sin errores, con la articulación correcta, al menos 3 veces seguidas. La más difícil será indudablemente Mano Izquierda con Pedal. Acá tendrás que hacer el mayor número de repeticiones. Detente en cada compás cuando te equivoques, retrocede unos pocos compases, y corrige el error.

      Finalmente practica las 3 voces. Si honestamente has practicado a conciencia los dos pasos previos, éste paso final no debería resultar tan difícil como te hubiese parecido al principio. Ahora estás listo para tocar las 3 partes juntas. Nuevamente, trabaja con fragmentos cortos para mejores resultados y corrige tus errores. Observa que cada paso requiere practicar despacio, en un tempo cómodo. Si bien el tempo de concierto pudiera ser más rápido, no te preocupes por él al principio. Serás capaz de tocar a tempo con naturalidad cuando estés listo.

      Practica tocar a primera vista de la misma manera. Si te interesa leer música al órgano, puedes probar practicando con las “371 Corales Armonizadas” de Bach. Aunque son obras breves, sus armonías son espectaculares. Sabemos que Bach jamás escribió un tratado de armonía. Mas éstas armonizaciones equivalen a un verdadero libro de texto sobre armonía. Muchos teóricos, después de Bach, las analizaron y desarrollaron un  sistema de armonía tonal. Puedes practicar éstas corales, con la voz inferior en los pedales, para mejorar tus habilidades de lectura a primera vista en el órgano. Aplica los mismos pasos previos y toca voces en solo, combinaciones de 2 voces, de 3 voces, y finalmente la textura completa a 4 partes.

      Si realmente quieres desarrollar habilidades invulnerables para tocar a primera vista, revisa mi Curso Maestro de Lectura a Primera Vista en el Órgano. Completar el material práctico de éste curso sólo tomara 15 minutos diarios, y aprenderás a tocar cualquier pieza de órgano a primera vista sin esfuerzo.

Diferencias entre el toque del piano y del órgano

 Es traducción. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 6/Mar/2012

      Si bien el órgano y el piano comparten el mismo orden de las teclas en el teclado, existen más diferencias que afinidades entre ellos en términos del toque. Para los organistas en potencia que tengan previa experiencia con el piano, es importante reconocer y percibir ésas diferencias. Entender la distinta sensación física al pulsar las teclas del piano y del órgano es vital para una adaptación exitosa al órgano. Debido a tales diferencias, los pianistas que desean iniciarse en el órgano deben aproximarse al instrumento, y tocar las teclas, de una manera muy distinta a como lo harían en el piano. En el presente artículo presento las cuatro diferencias principales en el toque entre el órgano y el piano.

El sonido del órgano no se extingue. Debido al mecanismo de martillos, el sonido producido por las cuerdas del piano empieza a debilitarse tan pronto como las cuerdas son percutidas. Por su parte, el sonido del órgano puede durar indefinidamente en la medida en que la tecla permanezca pulsada y haya un flujo constante de aire en el secreto. Decía Stravinsky, uno de los compositores destacados del siglo XX: “El monstruo nunca respira”.

La dinámica del órgano no se maneja mediante el toque. Mientras que en el piano la dinámica se genera tocando con mayor o menor fuerza, el sonido del órgano se intensifica o se reduce mediante otros recursos. La posibilidad más obvia es emplear diversas combinaciones de registros. Además muchos órganos disponen de un compartimiento cerrado provisto de persianas que son activadas por el pedal expresivo. De éste modo, abrir o cerrar las persianas aumenta o disminuye, respectivamente,  el volumen del sonido del órgano.

Los órganos de tracción mecánica presentan un punto de quiebre. A diferencia del piano, los órganos de tracción mecánica tienen un punto de quiebre en la resistencia que ofrece una tecla al ser pulsada, el cual se origina cuando el aire presurizado ingresa súbitamente al tubo. A medida que se oprime cada tecla,  y al llegar a un punto determinado, las válvulas que están bajo los tubos se abren súbitamente. Ésta acción produce una especie sonido de escupitajo en el tubo.

La precisa pulsación y soltado de la tecla son más importantes en el órgano. Dado que el sonido del órgano puede durar indefinidamente, los organistas deben ser muy cuidadosos en coordinar la pulsación y liberación de las teclas y pedales. Las teclas de las notas que deben sonar juntas deben ser pulsadas con precisión absoluta. Por otra parte, en la música polifónica, las notas cuya duración sea disímil, deben soltarse exactamente en el momento justo.

Todo organista debe entender las diferencias básicas de toque entre el piano y el órgano y tratar de tocar éste instrumento con un enfoque distinto. Lo mejor es no emplear la fuerza en el órgano y pulsar y soltar las teclas con precisión.

Si tienes experiencia previa al piano, y tratas de tocar el órgano, un gran recurso es “Técnica del Órgano: Moderna y Antigua”, de George Ritchie y George Stauffer.

       También puedes cargar mi guía en video GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré mis pasos, técnicas y métodos EXACTOS que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.

4 consejos para tocar “Te invoco, Señor Jesucristo” de Bach en el órgano.

 Es traducción. Publicada con permiso del autor, Dr. Vidas Pinkevicius – www.organduo.lt – 24/Feb/2012

      Uno de los preludios-corales para órgano mejor conocidos de J. S. Bach es “Te Invoco, Señor Jesucristo”, BWV639. Está incluido en el Librito de Órgano, o Das Orgelbüchlein. Es único entre las composiciones de ésta colección porque está escrito en una textura a 3 voces con el coral en la voz soprano. Aunque contiene 3 partes muy independientes entre sí, el tempo relativamente lento y la parte del pedal amable y pulsátil lo hacen accesible para organistas de modestas capacidades. De hecho, pudiera constituir un ejercicio perfecto de coordinación entre manos y pies. En el presente artículo, te daré 4 consejos para tocar “Te invoco, Señor Jesucristo” en el órgano.

DIGITACIÓN.

      La regla principal para escoger la digitación óptima para la mano izquierda es la de aplicar digitación arpegiada. Los arpegios en la posición fundamental se tocan usando los dedos 5-3-2-1. Cuando la tercera es mayor entre las 2 notas inferiores, tal como en La bemol-Do, toca 5-3. Cuando la tercera es menor, tal como en Fa-La bemol, toca 5-4. Los acordes de la primera inversión se tocan con la digitación 5-4-2-1, mientras que 5-3-2-1 se adapta mejor para la segunda inversión.

      Trata de evitar el uso del pulgar en las teclas bemoladas en la parte de la mano derecha. Sin embargo, no siempre será posible evitarlo porque la tonalidad de éste preludio-coral tiene 4 bemoles. Toca los ornamentos de la mano derecha empleando la digitación 4-3.

PEDALIZACIÓN.

      Como en la mayoría de las composiciones barrocas, aplica sólo la pedalización con punta de pie. Considerando que la línea del bajo es pulsátil, no siempre será factible emplear la técnica de puntas alternadas. La excepción está en los compases 4, 8 y 14, donde la pedalización alternada derecho-izquierdo funciona bien. El pasaje descendente con notas repetidas de los compases 11 y 12 puede ser acometido como un pasaje del tipo escalas, y tocarse con puntas alternadas. Toca con el mismo pie las notas repetidas y las que cambian de dirección.

ARTICULACIÓN.

      Aunque para la música barroca se emplea tradicionalmente el legato articulado, puedes ver los ligados cada 4 notas en la parte de la mano izquierda. Ésta articulación legato es original y deberías tratar de tocar todas las 4 notas legato. Asegúrate de que haya delicadas pausas entre los grupos de notas. Toca todas las notas con una articulación leve en la parte de la mano derecha y en los pedales, excepto en el compás 3, donde la appoggiatura del soprano debe ligarse.

ORNAMENTOS.

      Los ornamentos deben tocarse comenzando por la nota superior. Debido a que es una pieza muy gentil y expresiva, no aceleres los ornamentos y no permitas que suenen virtuosistas. Procura mantener el carácter íntimo y elegante incluso en las notas veloces. No toques los ornamentos automáticamente en el ritmo exacto. Sonarán más naturales si prolongas la nota inicial del trino o del mordente y apresuras un poco las notas restantes.

      Cuando quieras más información sobre cómo tocar los ornamentos en la música barroca, un recurso invalorable es “Performing Baroque Music”, de Mary Cir, el cual recomiendo encarecidamente.

      Aunque mantener presentes en la mente los 4 consejos previos requiere mucha paciencia y atención a los detalles, los resultados serán grandiosos, porque podrás tocar “Te Invoco, Señor Jesucristo” con precisión, claridad y seguridad.

       A propósito, ¿quieres aprender a tocar el Rey de los Instrumentos: El órgano de tubos? Si es así, carga mi guía audiovisual GRATUITA:  “How to Master any Organ Composition”, en la cual te mostraré exactamente mis pasos, técnicas y métodos que empleo para practicar, aprender y dominar cualquier pieza de música para órgano.